Crónica: POWERWOLF y su gira Wolsfnächte bendice Madrid

De nuevo, la pandemia de la Covid19 nos hizo esperar otro año para disfrutar de una gira muy esperada, tanto que, para haberse realizado un martes, casi a mitad de la semana, el llenado del recinto fue casi absoluto. Tras su paso por Barcelona el día anterior, el turno le tocaba a Madrid, en la Sala La Riviera. Los profetas licántropos del metal, POWERWOLF, venían a ofrecer su ansiada gira Wolfsnächte, siendo acompañados por los británicos DRAGONFORCE y la superbanda europea WARKINGS. Organizada por Madness Live! y Cobra Agency, el mejor power/speed del viejo continente se concentró en la capital nacional para ofrecer una noche que, sin lugar a dudas, fue inolvidable y muy emotiva. A pesar de algunas leves dificultades técnicas, el público se entregó al máximo con el trío de bandas, las cuales dejaron un listón muy alto y que sería difícil igualar en muchos meses Antes del análisis, desde The Metal Family, queremos agradecer el apoyo logístico de RJ e Isa, quienes cedieron su material fotográfico para una mejor labor periodística y redactora en nuestra revista.

Cumpliendo los horarios y mediante una decoración muy variopinta, WARKINGS salió al escenario con su particular estilo histórico que al público le encantó, ya que compaginaba muy bien con la lírica y composición de sus temas. Mediante sus pseudónimos artísticos, los integrantes dieron todo su ser a cada instrumento. Aparte de su puesta en escena, WARKINGS hizo gala de otras sorpresas, como su nuevo disco Morgana o la inclusión de su nuevo miembro vocal, la cantante Lacri “Morgana le Fay”. El Vikingo, con su impecable bajo, dio consistencia a los temas interpretados con su típico toque potente que hacia retumbar los pilares de la sala, aparte de animar a los presentes a cada momento que tenía. El Templario, llevando la batuta guitarrera, ofreció un repertorio de habilidad musical que no fallaba ni aun queriendo, sonando en cada rincón. Por detrás, el Espartano golpeaba la batería a modo de invocar al público, el cual respondió con ovaciones y halagos que el mismo se encargó de apoyar.

Por último, el Tribuno, tan carismático y cercano como siempre, otorgó un deleite vocal que, incluso en los coros, nadie era capaz de seguirle su grandeza. A su vez, casi a mitad del concierto, la nueva incorporación, Morgana le Fay, salió al escenario durante Monsters, del último disco, quien demostró su grandeza y registro laríngeo junto al Tribuno, al cual acompañó todo el rato, sin olvidar la interactuación con el público. Con algunos fallos de sonido iniciales, el mejor power metal histórico no dejó dudas del excelente ambiente musical y un decoro de luces adecuado para la ocasión. Finalmente el setlist, el cual creímos que se centraría en su reciente álbum, fue un repaso a toda la discografía, dejando himnos inmortales donde cantó más el público que el propio Tribuno. Las pruebas del unísono nacional quedaron retratadas en Spartacus, Fight, Hephaistos y Gladiator, donde los coros elevaron un sentimiento metalero de unidad poco visto en muchos meses. La banda agradeció las muestras de apoyo con continuos gestos de aprobación y cariño, como en Sparta, donde el baterista se emocionó al punto de bajar a saludar a los presentes unos segundos. Por último, recordar el momento de la despedida, donde la bandera de WARKINGS ondeó en la capital española, dejando claro que el show había sido un éxito en cualquier aspecto.

Setlist

The Last Battle

Spartacus

Maximus

Monsters

Fight

Hephaistos

Sparta

Gladiator

Adalides del power/speed más extremo del mundo, DRAGONFORCE no se cortó en dar un show memorable y ambivalente entre el pasado y el futuro de la escena metalera. Con unas máquinas recreativas a modo de torres donde se ilustraron algunos videojuegos como Ghosts N Goblins, la banda decoró el escenario con su simbología, fueran logotipos o títulos de discos. Se decía que el quinteto no tenía buena fama en sus directos, pero por desgracia para sus detractores y opiniones, el show no dejó lugar a dudas de la grandeza que tenía la banda, tanto en estudio como ante el público. Tras la marcha de Leclercq a KREATOR, los británicos tuvieron toda la pandemia para encontrar un sustituto que le hiciera justicia. En California, dieron con el mejor legado posible, el cual recayó en la artista Alicia Vigil, quien aparte de belleza y presencia fémina en la banda, ofreció su dedicada maestría a las cuatro cuerdas y un sonido imponente junto a sus otros compañeros. No hubo pérdida en la ambientación ni musicalidad de DRAGONFORCE, al revés, la ganancia iba subiendo de una forma que al final, explotó en algunos moshpits de la brutalidad expelida por los instrumentos.

El dúo Li-Hudson continuaba siendo el estandarte del particular estilo extremo del grupo. Sus guitarras sonaban tan bien y sincronizadas que para buscarles un fallo, habría que ralentizar el show unas diez veces, por lo menos. El primero en aparecer, su prolífico vocalista Marc, interactuaba con el público siempre que podía, sin olvidar su trabajo vocal. El carisma que cosechaba hizo que los asistentes coreasen muchos versos y estribillos, así como pedir la legendaria Three Hammers, donde Marc apreció mucho las ovaciones y halagos. En la retaguardia, Gee no llegó a romper las baquetas de milagro, y eso que muchos breaks de las canciones requisaron sus dotes percusionistas. Desde lo alto del escenario, guió la estructura grupal con su infalible estilo. Respecto al setlist; corto, muy corto. Sabemos que las canciones de DRAGONFORCE suelen ser largas, más por la alta presencia de solos y breaks instrumentales, pero tampoco defraudó. Aparte de interpretar dos cortes de su último álbum, Extreme Power Metal, el público disfrutó y agradeció otros temas como Fury of the Storm o Cry Thunder, donde los coros se entrelazaron al unísono de los presentes, aupados por Marc en la ejecución artística. El cover de la célebre CÉLINE DION, My Heart Will Go On, no es que encajase mucho en un show de metal extremo, pero la ejecución fue tan bella y espectacular que obvió esa idea, donde Alicia se ganó, de forma definitiva, el aprecio del público. En el final, estaba claro que el hito inmortal Through the Fire and Flames, resonaría para destrozar el recinto, ¡y así fue! Una despedida a lo grande con su mejor tema, una entrega admirable y el arropamiento de los fans hicieron que a la banda le costase irse del escenario, porque la gente quería más y el tiempo no lo permitía.

Setlist

Highway to Oblivion

Three Hammers

Fury of the Storm

The Last Dragonborn

My Heart Will Go On (Céline Dion Cover)

Cry Thunder

Through the Fire and Flames

Los feligreses metaleros estaban preparados para la magnánima misa de esta gira y muchos se agolpaban para ver a sus profetas bien cerca. El escenario se preparó al más puro estilo medieval, con decorados de castillos, raíces arboladas, una batería en lo alto y mucha ambientación temática. No era para menos y aún así, les faltó lo que muchos querían ver, el espectáculo de fuego y artificios. Sea por cuestiones de sala u organización, ni falta les hizo con el fabuloso show que ofrecieron al público mediante su particular estilo de power/symphonic metal. Abriendo las puertas del castillo virtual y desvelándose una pantalla digital, cada integrante se presentó con sus respectivas oraciones, quedando el sitio final al vocalista Attila, quien rompió el candado de la locura fanática tras los primeros ritmos de los hermanos Greywolf. De nuevo, la ausencia de una base grave se notó en la estructura grupal, pero no mucho en el sonido, donde el virtuoso Falk Maria ponía la ambientación en sus dotes teclistas y solventaba la situación. Por igual, Roel daba todo su ser en la percusión, dejándose entrever en las alturas. Dinámicos y jugando mucho con el público como es habitual, POWERWOLF desplegó todo su arsenal sonoro, el cual se sobresaturaba de vez en cuando, aunque apenas duraban las incidencias.

La estética, igual en todos sus shows, les otorgaba el aspecto profético propio de una manada de lobos humanos. El maquillaje se mantuvo intacto en toda la actuación, incluso tras los gestos de admiración, ovaciones y ánimos hacia el público. Attila no se cortó en compartir sus dotes vocales con los asistentes, quienes trataron de emular su registro vocal en los estribillos y zonas corales de algunos temas muy conocidos como Amen & Attack, Armata Strigoi o Stossgebet. La repartición del protagonismo instrumental se balaceaba entre Charles y Matthew, llevando guitarras idénticas. Si no fuera por el estilo de cabello, ¡sería imposible diferenciarlos! No nos olvidamos del carisma de Falk Maria, bajando de su altar cuando la ocasión se lo permitía e interactuando con los fans a tope. Sin duda, fue el más dinámico de la velada junto a Attila. Como cabezas de la gira, el setlist se repartió por casi toda su discografía, obviando los dos primeros discos de su carrera profesional. A mitad de 2021, sacaron Call of the Wild, y por ahí empezaron con Faster Than the Flame. Con un poco de incienso y el apoyo incondicional del público, se sucedieron una retahíla de temas con muchos coros y repeticiones, como Cardinal Sin, Beast of Gévaudan o Demons Are a Girl’s Best Friend, donde la presencia femenina se hizo muy notable. Tanto Attila como Falk Maria aupaban los ánimos una y otra vez, sin dejar decaer la esencia metalera. Ambos nos compartieron un momento mágico y precioso cuando interpretaron Where the Wild Wolves Have Gone con un piano clásico, donde las linternas y luces se alzaron más fulgurantes que las estrellas.

A modo de terminación, Sainted by the Storm, Army of the Night y Let There Be Night oscurecieron una sentida despedida que, por supuesto, nadie se creyó, porque lo mejor quedaba por aparecer. Los himnos Sanctified by Darkness y We Drink Your Blood de su cuarto álbum, Blood of the Saints, resonaron en un juego de luces rojo continuo para dar el fin con Werewolves of Armenia. Ciertamente, hay que reconocer que la intención de algunos juegos con el público y diálogos se podrían haber evitado para tocar más temas, pero es la esencia de POWERWOLF y la realizaron de una forma magistral, dejando un concierto memorable y muy apreciado en boca de la mayoría.

Setlist

Faster Than the Flame

Incense & Iron

Cardinal Sin

Amen & Attack

Dancing With the Dead

Armata Strigoi

Beast of Gévaudan

Stossgebet

Demons Are a Girl’s Best Friend

Fire and Forgive

Where the Wild Wolves Have Gone

Sainted by the Storm

Army of the Night

Blood for Blood (Faoladh)

Let There Be Night

Sanctified With Dynamite

We Drink Your Blood

Werewolves of Armenia

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: