Historia del TRITONO, el Demonio Musical

Desde sus inicios en la historia de la humanidad, la música se ha conformado como uno de los principales ocios que definen a un pueblo o grupo social. Trabajo, cultos o vida cotidiana… Cada cultura, mediante el uso de instrumentos diversos, desarrolló su propio estilo musical que definiría a gran parte de los miles de civilizaciones existentes y extintas de la historia. Abarcando desde Asia, Mesopotamia y América, el nuevo continente, las naciones adoptaron la música a las situaciones más cotidianas. En su mayoría, al culto y rituales religiosos, donde las deidades eran el objetivo de todo lo que acontecía al pueblo. En el occidente europeo y parte de oriente asiático, la música se reservaba para la religión, independientemente de la religión gobernante.

En la Edad Media, la música se centraba en dos pilares fundamentales, el ámbito religioso y el profano. Todo se reducía al estilo Monódico, pero pronto llegaría la Polifonía, enriqueciendo el arte musical y extendiéndose por todas las civilizaciones. En el Renacimiento, la temática religiosa se adaptó a la Polifonía y comenzaron a surgir los primeros intérpretes conjuntos con mucha más presencia musical y desarrollo teórico. A finales del Renacimiento, en el S. XVI, se sucedieron las principales edades de la música hasta la actualidad, quedando el Barroco, el Clasicismo, el Romanticismo, el Impresionismo y el popurrí de géneros que conforman la época contemporánea a partir de la mitad del S. XX. Sin embargo, en todas las etapas musicales, había un tabú que se evitaba a toda costa, incluso en los tiempos modernos hasta la aparición del rock y el heavy metal.

Sin entrar, de un modo profundo, en las extensas teorías armónicas y tratados musicales, bien es sabido que las siete notas fundamentales, se separan las unas de las otras mediante la caracterización de un sonido diferente. Entre cada una hay saltos o distancias, llamados intervalos, que pueden ser tonos enteros o semitonos. Dentro de los intervalos, hay un salto cuyo sonido se considera tan oscuro y disonante que terminó por ser la mancha negra de la armonización histórica y diferente a los cánones de belleza y divinos propios de la época artística. El intervalo está constituido por tres tonos naturales o seis semitonos, el Tritono, conocido en la ciencia musical como cuarta aumentada o quinta disminuida. Es el intervalo anterior inmediato de la quinta justa, la potencia estructural de la música rock y metal actual. Desde términos teóricos, en la escala mayor sería el establecido entre las notas FA y SI al igual que viceversa (F-B///B-F) En la escala menor, el establecido entre las notas SOL y DO# y al contrario (G-C#///C#-G) y así en cualquier escala donde haya un intervalo Tritono entre dos notas.

¿Cómo es posible que el antecesor de la quinta perfecta sea todo lo contrario en sonido? El tono disonante y extraño le llevó a ser conocido como “Intervalo del Diablo” o “Diabulus in Musica”. Para la historia eclesiástica, el Tritono se ha considerado un intervalo dificultoso en su entonación y siniestro en su realización, así como la tensión que genera y que hace necesaria la subida a la quinta justa. De ahí, su uso en la música se restringió parcialmente, ocultando el sonido mediante adornaciones y otras técnicas que simulasen su presencia. Cabe destacar el relato de Giuseppe Tartini, célebre violinista veneciano quien, en un sueño con el diablo, este le tentó a tocar el violín y la melodía interpretada fue reflejada en una obra titulada: “El Trino del Diablo”, observándose intervalos Tritono a lo largo de la composición y las partituras. Aparte de la anécdota histórica y escondido en base a distintas razones o temas religiosos, el intervalo recobró mucho más protagonismo en el Romanticismo, donde autores como Chopin o Schubert lo utilizaron para sus composiciones más célebres, otorgando un sonido más melancólico y gótico acorde a los sentimientos propios de la época cultural sin entrar en categorizaciones religiosas.

En los S. XIX y XX se juntaron dos vertientes que propiciaron un auge del Tritono y su final instauración como un acorde propio de la armonía musical. La primera sucedió a finales del S XIX en América. La esclavitud, los trabajos forzados y la cultura afroamericana dieron pie a un género musical diferente que transmitía sentimientos relativos de dolor, melancolía, opresión y deseo de libertad. Bajo el nombre de “blues” se denominó a una cierta escala hexatónica o hexatonal, la cual utiliza seis tonos con diferentes correlaciones estructurales. Aparte, los grados II, IV y VI son considerados los “Blue Notes” que dan el aspecto sentimental deseado a las interpretaciones. La sorpresa queda en observar que el cuarto grado es una cuarta aumentada o quinta disminuida, que junto a la tónica, conforman el Tritono. Por ello, la mayoría de los acordes del blues utilizan el acorde indeseable muy a menudo. La popularización y expresión de sentimientos hizo que el Tritono cogiese una fama tolerable y progresiva en el resto del mundo. Sin embargo, la actitud histórica humillante, esclavista y racista hacia la cultura negra y afroamericana, aún vigente en la actualidad, contuvo al Tritono en América y África.

El paso final de la integración total llegó de la mano de un guitarrista, Tony Iommi, perteneciente a la banda británica BLACK SABBATH. Considerados como el primer grupo de heavy metal de la historia, Iommi empezó a componer riffs de guitarra sin apenas saber que utilizaba el intervalo Tritono. La relativa depresión y nostalgia del blues, junto a la distorsión y pesadez propia del rock, fraguó un nuevo género capaz de evocar sentimientos tan variados como del amor a la guerra y de la vida a la muerte. Temas como NIB, Black Sabbath o Children of the Grave del álbum debut de la banda británica evidenciaron que el intervalo de cuarta aumentada era mucho más que algo prohibido y que podía usarse para dar libertad a la música en sus ámbitos más duros y salvajes. Sin embargo, no fueron los únicos en dar el paso al Tritono, pues otras bandas también cogieron al intervalo maldito, siendo algunas LED ZEPPELIN o RAINBOW.

En la actualidad, el intervalo Tritono ha cogido aceptación parcial, pues todavía se le evita en muchos géneros. La gran particularidad del heavy metal y pilar fundamental del mismo es la utilización adecuada y perfecta del Tritono, lo cual le vale el rechazo y marginación social mediante términos como música del mal, infernal o demoníaca. Por supuesto, todas estas acusaciones son injustificadas y discriminantes, ya que no hay mal ni daño en crear canciones con toda la variedad existente. ¡En la música, cualquier estructura, acorde o nota posee la misma significancia! Aunque se asocie el acorde de cuarta aumentada o quinta disminuida al heavy metal y el hard rock, muchos compositores clásicos utilizaron el Tritono en obras de trascendencia histórica, fuera camuflado o no. Así mismo, no olvidar su presencia continua en el blues y el jazz, sea clásico o moderno. Artistas como METALLICA culminaron al Tritono en su famoso tema Enter Sandman y otros grupos, mencionando SLAYER, rindieron un homenaje al intervalo con un disco entero compuesto en base a él, Diabolus in Musica. Queda decir que dentro de algunos subgéneros del heavy metal, como el doom, gothic o alternative, el Tritono es una herramienta fundamental para dar ambientación a los ritmos o cambiar una estructura musical de forma radical e inesperada.

Canciones Célebres con Tritono

1º Metallica – Enter Sandman

2º Judas Priest – Jawbreaker

3º Slayer – Seasons in the Abyss

4º Black Sabbath – N.I.B.

5º Kreator – Enemy of God

6º Motörhead – Ace of Spades

7º Dethklok – Thunderhorse

8º Led Zeppelin – Stairway to Heaven

9º HammerFall – Let the Hammer Fall

10º Anthrax – Madhouse

11º Vader – Lead Us!

12º Crisix – Holy Punishment

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: