ARMAGEDDON: “Armageddon” (A&M Records,1975)

Cuando el cantante y armonicista británico Keith Relf formó ARMAGEDDON, ya tenía una sólida carrera a sus espaldas. No solo había sido uno de los miembros fundadores de  THE YARDBIRDS (la banda por la que pasaron los guitarristas Eric Clapton, Jeff Beck y Jimmy Page), sino que también había creado en 1968 la banda RENAISSANCE. Por otro lado, en 1973 se disuelve el fantástico grupo STEAMHAMMER, tras publicar cuatro sensacionales discos, y el guitarrista Martin Pugh y el bajista Louis Cennamo (que también había formado parte de RENAISSANCE) se unen a Relf y viajan a Los Angeles para probar suerte. Allí conocen al baterista Bobby Caldwell (Captain Beyond, Johnny Winter), completando la formación de ARMAGEDDON.

A través de Peter Frampton, la nueva banda consigue contactar con el sello A&M, y firman un contrato discográfico para publicar el que, desgraciadamente, sería su único álbum. Grabado en los Olympic Studios de Londres, estamos ante un disco integrado por temas largos (de las cinco piezas que forman el LP, cuatro pasan de los ocho minutos de duración), en el que se mezclan las influencias más melódicas y espirituales de Keith Relf, autor de casi todas las letras, con riffs y pasajes más duros de guitarra, bajo y batería.

El álbum comienza con Buzzard, un magnífico tema con un espectacular y obsesivo riff de guitarra que Martin Pugh y Louis Cennamo tomaron prestado del último disco que publicaron con STEAMHAMMER, Speech (1972). Fantásticas la entrada de la sección rítmica, las distintas partes vocales, el solo de guitarra y los detalles de armónica. Una pieza excepcional, con un cierto aire “espacial” y “progresivo”, que da paso a la balada Silver Tightrope, en la que destacan los pasajes instrumentales de guitarra. Mucho más directa y dura resulta Paths And Planes And Future Gains, con diferentes riffs de guitarra  hardrockeros, una batería muy potente, un gran solo de guitarra, y un cierto parecido a los primeros trabajos de los canadienses RUSH.

La segunda cara del vinilo original estaba compuesta por sólo dos temas largos. El primero,  Last Stand Before comienza con un buen riff de guitarra, una línea de bajo llamativa, con influencias funkies, y una bonita parte vocal, pero lo que más me gusta es la sección instrumental final, de más de 3 minutos de duración, con un precioso duelo entre la armónica y la guitarra, sobre un pegadizo riff. El segundo, Basking In The White Of The Midnight Sun, cierra el disco de una forma extraordinaria. Dividida en cuatro partes, se adentra en el terreno del hard rock progresivo, con diferentes ritmos y partes vocales, y pasajes instrumentales con fantásticas partes de guitarra, armónica y batería. 

Tras la publicación del álbum, Keith Relf estaba bastante delicado de salud, y tomaba mucha medicación para el asma y el enfisema, por lo que la banda no pudo presentar en directo el nuevo disco en muchas ocasiones. Unos meses después, Relf recibió una descarga eléctrica de una guitarra mal conectada, y su cuerpo, muy debilitado por sus enfermedades, no soporta el shock y se apaga. Tenía sólo 33 años. El resto de los miembros de la banda intentaron seguir adelante con un nuevo vocalista, Jeff Fenholt, pero tras grabar algunos temas para un segundo álbum, el sello discográfico perdió interés y ARMAGEDDON desaparece, quedando su único trabajo como un verdadero disco de culto para los amantes del género.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: