BUFFALO: “Volcanic Rock” (Vertigo, 1973)

BUFFALO fue una banda de rock australiana, formada en 1971 por Dave Tice (voz), Alan Milano (voz), John Baxter (guitarra), Peter Wells (bajo) y Paul Balbi (batería). Su primer álbum, Dead Forever… (1972) fue la primera referencia del mítico sello Vertigo en Australia (sin contar el doble recopilatorio The Vertigo Trip), y ofrecía una buena mezcla de hard rock y blues rock, con elementos psicodélicos y progresivos. A pesar de la buena acogida del disco por parte del público y la crítica especializada, la banda no conseguía contratos para tocar en directo, y estuvieron a punto de separarse.

La oferta que el sello Vertigo les hizo para ser teloneros de BLACK SABBATH en sus conciertos en Sidney el 16 y 17 de enero de 1973 les hizo cambiar de opinión, y tras su éxito tocando junto a la banda británica, regresaron al estudio a grabar la obra maestra que en esta ocasión nos ocupa, Volcanic Rock. Sin Milano en la formación, y con Jimmy Economou sustituyendo a Paul Balbi a las baquetas, el nuevo cuarteto crea uno de los discos más potentes y enérgicos de la primera mitad de los 70, dejando atrás las influencias de otras músicas para centrarse en el rock duro.

La entrada de guitarra de Sunrise (Come My Way) es toda una declaración de intenciones, y nos muestra ese sonido crudo y potente que ha convertido a BUFFALO en una de las bandas pionera del heavy metal. Su impresionante riff, la desgarradora voz de Dave Tice y la contundencia de la sección rítmica inaugura una fórmula magistral, que en este álbum podemos escuchar también en temas como Till My Death o The Prophet, con riffs duros, excelentes partes vocales, y cortos pero intensos solos de guitarra de John Baxter. Pero hay dos momentos en Volcanic Rock realmente magistrales. El primero es el tema Freedom, una de las primeras piezas que adelantan lo que se llamaría Stoner Rock en los 90, con un sonido profundo, un riff de bajo lento y pesado, hipnótico, acompañado por una contundente batería, y una guitarra ácida, psicodélica. Una joya de casi 10 minutos de duración que no hace más que mejorar con la entrada de la sobresaliente línea vocal, y el apoyo de la guitarra al eterno riff de bajo, endureciendo aún más el tema. Me encanta el solo de guitarra central, casi espacial, sobre el mismo ritmo que nos acompaña durante todo el viaje. El segundo es la pieza final, Shylock, precedida por una introducción instrumental preciosa, Pound Of Flesh. Con el nombre del prestamista judío de El Mercader de Venecia como grito de batalla, BUFFALO consigue con Shylock el himno definitivo, construido sobre uno de los riffs más brutales de la época. Puede recordarnos a unos BLACK SABBATH embrutecidos, y si un tema merece ser denominado como “Heavy Metal” antes de tiempo, es este.

Un broche de oro para todo un clásico del rock duro, grabado prácticamente en directo en el estudio, y con una controvertida portada de J. Philip Thomas que ocupaba las dos cubiertas desplegables, y que representaba un volcán con forma de mujer, menstruando lava, y coronado por una forma humana elevando una roca con forma de pene por encima de su cabeza.

Un año después, en 1974, BUFFALO publicaría su tercer trabajo, Only Want You For Your Body, otro cañonazo básico para los que quieren sumergirse en los inicios del heavy metal, para finalizar su carrera con discos menos interesantes, como Mother’s Choice (1976) o Average Rock‘n’Roller (1977).

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: