Crónica: ME-TRALLA FEST – Sala La Petite – Granada

Hay días que, sencillamente, no son los más propicios para un festival, a todas luces, alternativo. No sólo por la fuerte competencia de estilos similares en otras salas de la ciudad (en Granada siempre coinciden varios conciertos del mismo estilo y eso, ha dejado de ser relevante), sino porque el día, de lluvia y frío intensos, no invitaba a salir de casa.

Aun así, llegar a Petite Cabaret y ver una más que generosa afluencia de gente, que fue aumentando antes de que dieran comienzo los conciertos, fue un placer y, la constatación, de que hay que tirar adelante con estas iniciativas, sea como sea. Reseñar, por justicia, el buen trato recibido y la sensación de ser bien recibida como prensa. Da gusto que las bandas compartan ese sentimiento de “escena” con los que la vivimos desde el otro lado del escenario.

Abierta a dejarme sorprender (no conocía a ninguno de los tres grupos en cartel), THE AKABAOS fue el primer trallazo que me impactó de lleno. A la banda se le veía la ilusión y las ganas desde que saltaron a las tablas y con un público entregado junto a ellos, el show tenía que fluir como lo hizo, con seguridad y contundencia. Tras unos años de distancia, sin subirse al escenario, los componentes de esta banda decidieron un día dar vida a este proyecto y, si bien aún combinan en su repertorio temas propios con versiones, está claro que en cuanto tengan ocasión presentarán otro buen puñado de temas tralleros para hacer botar a la gente con ellos.

Comenzaron con Cuervo y no faltaron en su repertorio temas como Hermano John, Postureo, Rancio o A hostias, temas propios de fuerte contenido crítico contra todos esos males con los que convivimos actualmente. En el apartado versiones, un Nos vimos en Berlín de S.A., Roots, Bloody Roots de SEPULTURA, Paranoid de BLACK SABBATH y Ratas, nuevamente de S.A. Lo cual, no tiene realmente más importancia que la de servir como indicativo de cuales son las fuertes influencias de esta banda que bebe de sonidos robustos por un lado y el punk reivindicativo por otro. Mucha solvencia en el escenario, tanto por parte de Jorge (vocalista), que se deja la piel y la voz en cada tema, como de María José (bajo), José Luís (guitarra) y Junior (batería).

Precisamente, tras las “Ratas” y el consiguiente cambio de escenario, con el público ya “calentito”, como bien nos dijo Isidro antes de empezar su actuación PROYECTO ESCRACHE tomó el relevo haciéndonos abrir mucho los ojos precisamente con un tema llamado así Abre los ojos. Y, digo esto, porque a primer impacto, el proyecto me pareció no ya algo “diferente”, sino incluso “peculiar”. Pero, en el fondo, lo que necesita la escena son estas pequeñas pinceladas que nos vapulean en la primera escucha. De difícil asimilación estilística, la banda experimenta con sonidos e introduce discursos reaccionarios a través de la voz de su frontman.

Críticos e inconformistas, su setlist se dispara de 0 a 100 en Seis segundos, para criticar fuertemente desde “Un mundo” y doblar la apuesta con Doble o nada antes de recibir La llamada, un tema curioso dentro de un repertorio que sigue esa misma línea todo el tiempo, para terminar con Cobayas. Aunque, finalmente, un bis llamado Psicótico nos dejó a todos ya en mitad de un brote del que íbamos a tardar un rato en salir. Lo dicho, iba a dejarme sorprender, y sin duda, las bandas me sorprendieron mucho.

Cerraban la noche unos TORTURA de los que hay que decir, en primer lugar, que su vocalista es nada menos que Alfredo Díaz, el doblador de algunos vídeos, que nos han hecho partirnos de risa tantas veces a base de tipismos y localismos que tanto nos suenan a los granaínos. Y ¿por qué hay que empezar diciendo esto? Pues por dos motivos esenciales. Uno, que antes de comenzar el show y en los cambios de escenario se proyectaron varias escenas dobladas a cuál más crítica con esas pseudo músicas que llenan ahora las discotecas. Dos, porque entre tema y tema, en las presentaciones de los temas, agradecimientos y demás comentarios, hubo momentos en los que esperaba ver aparecer por allí a “Markos Heredia” cruzando un interminable escenario. Tal es el calado que tiene su voz en el subconsciente de quienes hemos visionado sus hilarantes doblajes.

Dicho esto, que por otro lado no es más que una anécdota, ante nosotros se presentaba una banda de thrash metal con unos músicos muy solventes. Compactada, trallera, contundente. Con la voz gutural y desgarrada de un Alfredo Díaz que se transforma por completo en el escenario. Como tantas otras bandas, TORTURA ha tenido, desde 1992, año de su formación, múltiples cambios entre sus componentes y, aún así, han salido adelante publicando álbumes como Vesania (2000), Ego (2003) y Hado (2016).

El sábado, para la ocasión, tras su apertura con La gran mentira, pudimos escuchar, entre otros, temas como La tapadera, Hado, En el nombre del padre, Vivir o morir, Vacío, Vesania y Tortura. Es decir, un recorrido por toda su discografía en forma de los últimos trallazos de una noche que invitaba a permanecer dándolo todo en el interior de una sala que proyectaba calor humano y ganas de metal por todos lados.

Ojalá muchas más noches de punk/rock/metal en Granada. Por ahora, lo que sí tenemos seguro es que estaremos el 11 de diciembre otra vez en esta misma sala (Petite Cabaret – Armilla), en el Jack Metal Fest, un festival que nos traerá a SERPENGORIA, ANIMA AETERNA y LETHARGUS, para que el metal no decaiga en la ciudad de la Alhambra. ¡Nos vemos, metaleros!

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: