El amor a través de la mirada de Ron Hicks

En la semana del año en la que quién más, quien menos, anda medio suspirando por lo que pudo ser, lo que dejó pasar o lo que es.

La Contadora intentó caminar de puntillas por tan escrito y cantado sentimiento, pero si algo le caracteriza es su visceralidad y no le queda más opción que zambullirse de pleno en recuerdos para hablaros con propiedad del querer (término mucho más apasionado que no resuena dulzón).

Resulta complicado escoger un solo cuadro para hablar de “las cosas del querer” porque entre que una es libra (indecisa por naturaleza) y que es el tema más representado en la historia del Arte las opciones se multiplicaban exponencialmente. No obstante recordé el disparo de emociones que sentí la primera vez que observé un cuadro del artista contemporáneo Ron Hicks. Jamás, un autor, me dispuso ante recuerdos de forma tan magistral.

Ron Hicks nació en Columbus, Ohio y si bien al ver sus obras pensaríamos que hablamos de un artista impresionista francés del siglo XIX, por su técnicas y temática, en realidad es un pintor contemporáneo nacido en 1965.

Durante la escuela secundaria, fue galardonado con varios premios y distinciones por diversas exposiciones de arte y concursos. Su talento se hizo evidente a lo largo de su carrera en la preparatoria y Ron recibió una beca para “Columbus College of Art” en Columbus. Licenciándose posteriormente en Diseño Publicitario.

Tras su paso por la universidad, nuestro “retratista del amor” aplicó sus conocimientos demostrando poseer un talento natural al trabajar para agencias de publicidad, revistas y como ilustrador freelance. Pronto comprobó que disponía de un don para captar sentimientos, haciendo del pincel su mejor cámara fotográfica.

Fue él quien dijo en una ocasión: “Veo cosas muy abstractas, así que pienso en mí mismo como un pintor que ve la forma, valor, los bordes y textura. Me gusta idealizar la vida. Me encanta la interacción de las personas que hacen las cosas…

Disculpad las vueltas que doy para transmitiros que tienen de especial sus obras. Pensad por un momento en vuestra balada, una canción de amor concreta que os erice la piel, cerrad los ojos, sentidla. Creo que en mi caso me inclino por Hechizo, de la banda DÜNEDAIN:

“Siento tu cuerpo
Y hoy aún te sigo esperando
Ahora dime, si vale la pena seguir
Hoy te quiero decir
Que yo nunca te he olvidado
Hoy te quiero decir
Que tu hechizo está en mi piel

Esto es el amor
Bailan la esperanza y el dolor
Esto es el amor
Es mi paraíso sin color

Esto es el amor
Es el sueño eterno de tu adiós
Esto es nuestro amor
Es mi rezo, mi última oración…”

¿Recordáis aquel café que lo cambió todo? ¿Aquella sonrisa que os hizo bajar la guardia? ¿O la noche en que la que al despertar y verle al otro lado de la cama sentisteis una paz absoluta? ¿Aquel momento en el que se marchaba y no salían los “espera” “aún no te marches”? Todas esas sensaciones transmiten las obras de Hicks.

Con una paleta apagada, de color huidizo, Hicks crea obras atemporales. Fluyen captando el movimiento y transportan al espectador en un viaje emocional en el que siente que puede insertarse a sí mismo en la materia de cualquiera de sus pinturas.

Mi obra preferida es The Embrace. Un sensual y apasionado abrazo que evoca los sentidos. En él, la mujer de tez pálida que contrasta con el bermellón de sus cabellos transmitiendo un torrente de sensualidad, cierra los ojos dejándose caer en los brazos de quien le agarra por detrás acercándole e impregnándose de todo su aroma. Del cuadro casi puede sentirse la piel erizada al resbalar la respiración por el cuello, el torrente de sangre bombeando el corazón acelerado e incluso diría que acabo de escuchar un gemido de placer. El vestido negro satén de ella contrasta con el blanco luminoso de la camisa de él. Pareciera que la lujuria descansa en brazos del amor puro, dejándose llevar.

Nuestro pintor es capaz con una pincelada crear la atmósfera de la primera cita, el momento en que por primera vez se fundieron en el deseo carnal o el abrupto final de una relación. Consigue transmitir esos momentos de amor ajeno haciéndolo y al mismo tiempo familiar y reconocible.

En su obra Kisses and coffee nos hemos topado todos alguna vez. Una pareja se besa abrazados en una mesa ajenos al tumulto normal de una cafetería, porque en ese instante el tintineo de vasos y cucharillas se torna silencio y tus sentidos tan solo atinan a sostener la mirada del otro y a templar el corazón desbocado que parece cabalgar hacia la boca. Una vez mas el contraste del gris con el blanco, las figuras alargadas, la pasión desmedida, la sensualidad del instante que lejos de resultar soez es un viaje a los más bellos recuerdos.

La obra pictórica de Ron Hicks escapa de las imágenes de la vida romántica que planteó la pintura durante el siglo XIX y XX con sus trazos y aparece con escenas renovadas de cómo se escriben las historias de amor en la actualidad. Entre callejones y motocicletas, sentados en un parque o en la intimidad de un cuarto a media luz, en un pasadizo a contraluz. La densidad de los momentos se materializa en las obras de Hicks, sólo para evocarnos las más agradables, eternas, mágicas historias de amor así como las más dolorosas, de las que duele hablar.

Pensemos, por ejemplo, en su obra Just say it. ¿Quién no ha regresado una y otra vez a aquel momento en el que tenía que haberlo dicho? ¡cuántos cabezazos detrás de la puerta por no ser capaz de hablar! En el cuadro, ellos están molestos pero sus cuerpos no pueden evitar tocarse. Sí, de espaldas y mirando (ojo al detalle) hacia la misma dirección. ¿No os entran ganas de meteros en el cuadro y ponerlos uno frente al otro? ¿sabéis el motivo? Todos en algún momento hemos sido esa pareja.

Así que darlings, tanto si es ahora, como en un futuro, no dejéis de amar. Por mucho miedo que nos invada, aunque tengamos heridas abiertas. Lanzaros, no dejéis escapar trenes.

Recordad que todos somos hormas de zapatos desgastando suelas en viajes distintos, solo se trata de desandar el camino para encontrarse.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: