Entrevista a Gema Bao, La Contadora de Imágenes: “Al final, la vida te pone gente bonita en el camino para cumplir tus sueños.”

Hoy hablaremos con Gema Bao, más conocida como La Contadora de Imágenes. En septiembre de 2021 debutó con nosotros La Contadora, haciendo realidad uno de mis proyectos más longevo, sacar el metal y el rock de lo puramente musical, para relacionarlo con la cultura, y en este caso la pintura. Dos años después tenemos 51 entradas que reflejan la intensidad de la música y la belleza del arte o quizás sea lo contrario.

Acaba de publicar su primera obra Del amor, el sexo y otros orgasmos de la editorial Jákara con el que trata de hacerse hueco en el mundo editorial. Entre sus páginas el lector encontrará los más variopintos personajes; Sol, Dalia, Malena, Jorge, Diego incluso la propia Gema nos acompañarán por este vademécum del alma, esta carta de amor a la vida que combina con gran sutileza: humor, amor, sexo, pequeñas espinas y mucha esperanza.

The Metal Family: ¡Hola Gema! Para empezar, ¿Cómo Estás?

Gema Bao: ¡Soñando! Y no me apetece despertar. En cuestión de meses he tenido la oportunidad de hablar de arte y música, despertando el interés de muchas personas a las que les resultaba indiferente, he “dado a luz” a un hijo literario que en sí mismo es un cajón de sastre de literatura, sentimientos, ilustraciones maravillosas y mucha música. Y para rematar, tengo el privilegio de estar firmando libros en la 52ª Feria del libro de Málaga.

Chico, échame una sabanita y no hagas ruido no sea que me despierte.

TMF: Desde que te conozco has estado escribiendo, publicando frases y ocurrencias, ¿Cuándo empezaste?

GB: Siempre he sido una niña muy creativa y desde muy pequeña escribía mis pequeños poemas, además siempre he sentido fascinación por el arte y la historia. Pero fue en verano del año 2021, cuando atravesaba una complicada crisis personal, que comencé a escribir de forma más paulatina hasta llegar a crear mi perfil en redes de La Contadora de Imágenes, como una especie de “cura del alma”.

TMF: Que da más de hablar, ¿el Amor, el Arte o tus hijos?

GB: Mis “gremlins” (es un apodo cariñoso) son una verdadera fuente de inspiración de historias disparatadas que darían para un buen libro de humor (no lo descarto, pero tendríamos que compartir autoría y son muy “mafiosos”).

Por otro lado, si os hablo de arte en un bar nos pueden pasar las horas y seríamos nosotros los que echásemos la cancela. Siempre diré, que el arte es mi refugio, es indiferente como me sienta, no puedo evitar ser una adicta a las emociones que destilan de un cuadro, una escultura, fotografía o al escalofrío que te atraviesa leer una buena novela. Personalmente, han existido distintas obras que han supuesto una catarsis en mi vida porque al observarlas, entendí muchas emociones encapsuladas en mí.

Hablar de amor, ha sido una verdadera odisea, no quería dar una visión sesgada u errónea del mismo y para ello he tenido que hacer un viaje personal de autoconocimiento y sanación emocional. He aprendido mucho, hasta el punto de saber actualmente a la perfección qué espero de una relación, pero ese capitulo del libro, te puedo asegurar que fue el último que escribí, no quise hacerlo hasta ser una persona absolutamente diferente a la que inició el libro.

TMF: ¿Puede resultar extraño ligar la cultura generalista con la contra cultura?

GB: En absoluto, la cultura es una gran madre que tuvo distintos hijos y como tales, unos son clásicos, otros resultan ser más serios y en cambio, siempre hay algún niño que es el rebelde.

Te lo diré de otra manera, el heavy metal, por ejemplo, forma parte de lo que podríamos denominar subcultura (que, por cierto, la RAE no recoge este término) y sin embargo, es un género musical que nació a finales de los años sesenta y principios de los setenta tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, cuyos orígenes provienen del blues rock, hard rock y del rock psicodélico. El heavy Metal también bebe de la música clásica (metal sinfónico), se inspira en grandes obras y autores de la literatura universal (Poe, Lovercraft, Shakespeare). Al respecto os recomiendo el libro de Marcos Azzam Gómez La literatura en el heavy metal de la editorial Amarante.

Como ya sabes, no creo que la cultura sea rígida e inaccesible y uno de los grandes logros de The Metal Family ha sido aunar, ligar el arte con la música heavy metal para contar historias que han calado en nuestros lectores.

TMF: Llevas casi dos años y 50 entradas publicadas con nosotros, ¿Nos puedes explicar cómo seleccionas los cuadros y los relacionas con alguna canción?

GB: Hasta el momento no he sido yo la que ha elegido un cuadro, ellos, su temática, han llegado hasta a mí por diferentes vías. Las obras no han sido mas que un canal para hablar a los lectores de diferentes temáticas. Hay semanas que me apetece dar un toque más sensual y os hablo de Klimt y otra estoy más “regia” y os comento sobre Enrique Simonet y su Y tenía corazón también conocida como La autopsia. Eso sí, hay un factor común a todas mis entradas, con ellas deseo transmitiros esa parte de las obras, esas anécdotas ocultas al espectador. Se trata de hacer el arte divertido, generar curiosidad por él.

Respecto a la música, tu lo has sufrido, usualmente suelo navegar por internet investigando sobre el lado B de las canciones y tomo nota de ellas, además, siempre estoy preguntando qué canción puede casar con tal obra o mi típica pregunta: dime una canción que hable de sexo, de prostitución, de desamor, etc.

Pretendo usar una composición musical que sirva de marco sonoro a la historia que os relato y por tanto, tiene que tener alguna relación bien con la temática, con su letra o incluso para quien fue compuesta. Es el caso de All my love de LED ZEPPELIN que se usó para la entrada de The unknown land del pintor Edmund Blair Leighton. Aquel cuadro representaba a una madre de espaldas arrodillada, despidiendo el alma de su hijo fallecido, para ello no existía mejor canción que la que Robert Plant dedicó a su hijo fallecido con 5 años.

TMF: llevas un tiempo callada en nuestra web, pero no has estado parada. ¿Nos puede contar que llevas entre mano?

GB: Si paro de hacer cosas implosiono. Pero llegó un momento en el que tuve muchos frentes abiertos; me encontraba escribiendo el libro, inicié, además, un proceso de autoconocimiento personal y sanación de heridas emocionales asistiendo a terapia, por otro lado, comencé a hacer frente a un gran monstruo que existía en mi vida: la amaxofobia (miedo a conducir). Todo ello aunado a la “doma de gremlins”, la vida ordinaria, mi investigación sobre las relaciones románticas, como entendemos el sexo, el sentido de la vida, todo ello me fue aportando mucho, pero me sentía cada vez menos creativa en mis entradas en La Contadora de Imágenes así que decidí hacer una pausa para centrarme y regresar con más ideas.

Por ahora, una vez publicado el libro Del amor, el sexo y otros orgasmos de editorial Jákara, me encuentro inmersa en una novela donde el arte se desliza como telón de fondo, un libro de autoayuda para la mujer que quiere liberarse de todos aquellos tabúes y principios impuestos que la han condicionado y pretendo culminar mi deseo de escribir una novela negra. Además, quiero iniciar un taller de escritura creativa y aprender sobre fotografía artística.

TMF: ¿Cuéntanos un poco como ha surgido la oportunidad y como se ha desarrollado ese gran proyecto?

GB: La Contadora de imágenes tiene presencia en dos redes sociales que son Instagram y Facebook, suelo subir a diario pequeñas historias, poemas o aforismos que escribo a pie de calle. Efectivamente, escribo sobre la marcha, veo una imagen, la capto y hago un relato a su medida, como un traje.

Un día, la editorial Jákara a los que seguía por Instagram, publicó un anuncio en el que buscaban a nuevos autores y sin dudarlo, les dije que quería presentarme. Después de reunirme con Francisco Ordoñez Olalla (editor) nos dimos cuenta que teníamos un libro entre manos que podía cambiar la vida de muchas personas porque, al fin y al cabo, son historias comunes que acontecen a personas ordinarias, pero que leídas desde fuera te ayudan a sanar. Por lo demás, ha sido un maravilloso viaje guiada por una editorial como Jákara, que al fin y al cabo son como una familia, se han esforzado y han puesto mucho de su alma en esta obra. Si bien francisco Ordoñez me ha regalado un prólogo maravilloso (y los collages que podréis disfrutar en el libro), los pintores Juanjo Hernández (juanjo515 en Facebook e Instagram) y José Ángel Gil Quintero (joseangelgilquintero en Instagram) me han consentido generosamente con unas ilustraciones que son verdaderas obras de arte.

Al final, la vida te pone gente bonita en el camino para cumplir tus sueños.

TMF: Cada uno de esos relatos llevan una protagonista distinta, ¿Pero esas protagonistas eres tú con otros nombres, o al contrario surge de la observación de tu entorno?

GB: Ellas son un golem (para quien no lo sepa es una personificación, en el folclore medieval y la mitología judía, de un ser animado fabricado a partir de materia inanimada. Normalmente es un coloso de piedra). Sol, Dalia, Mariela, Malena son partes de mi personalidad y diferentes mujeres que he sido en un momento de mi vida, pero además, les he dotado de otras características de aquellas mujeres que me he ido cruzando en mi vida.

 TMF: Tus textos tratan sobre mujeres y sexo, ¿es difícil disociar para tus lectores a Gema de las protagonistas?

GB: ¡Ojalá mi vida íntima fuera tan activa! Es normal que exista el morbo de pensar que las historias tienen mucho que ver con la autora, pero ese libro condensa mucha y muchas vidas. Sin embargo, si, me he encontrado algún seguidor que sigue empeñado en que le presente a Sol porque le parece muy interesante.

TMF: ¿Ese contenido ha provocado comportamientos inadecuados por ciertas partes del público?

GB: Como todos los autores, he tenido algún mensaje fuera de lugar y alguna persona ha excedido los límites, pero quienes me conocen ya saben que no me ando con tonterías y suelo ser muy tajante con esas actitudes. Además, aunque resulte difícil de creer, soy muy reservada como mi vida personal y las personas que acceden a ella, lo que me ha hecho convertirme en toda una experta en “guantás sin mano”.

 TMF: ¿Cómo definirías tu estilo? ¿tu manera de redactar?

GB: Te voy a responder con una frase que mi editor repite apasionadamente: “Gema, tienes tu propia voz narrativa”.

Ciertamente me siento más cómoda escribiendo microrrelatos y aforismos. Con la poesía no llego a estar cómoda porque creo que en ocasiones puedo resultar “naif” y mis expresiones son mucho más agridulces, más “sabinescas”. Ahora, quiero formarme para ser capaz de escribir novela de forma atractiva al lector, que es por otro lado, todo un arte.

TMF: ¿Para Gema existe el amor?

GB: ¡Madre mía! llevo años haciéndome esa pregunta. Tiene que existir porque lo he sentido con mis hijos y ahora me lo estoy dando a mí misma. Pero si hablamos de amor romántico… Si, existe, de hecho, me encuentro a la espera algún día, de sentir ese buen amor, que es un sentimiento que se debe trabajar también.

 TMF: ¿Y para la Contadora?

GB: La Contadora tiene una frase que noquea en su libro, a uno de los personajes, otro femenino le dice: “Me han follado más que amado”Me temo que La Contadora es más pesimista que su autora respecto del amor romántico, pero, sin embargo, me ha dado grandes lecciones sobre amor propio, dignidad y resiliencia.

TMF: Te dejo esas líneas para convencernos de comprar tu libro.

GB: No es tarea sencilla encuadrar Del amor, el sexo y otros orgasmos. Es fruto de un sueño de una noche de verano, en concreto del mes de agosto, decidí poner orden a todas las mujeres que habitaban mi piel y creé un golem al que llamé “La Contadora de Imágenes”. La Contadora es solo el canal de transmisión de historias propias, prestadas y otras empeñadas a modo de poemas, relatos, cuentos o aforismos. Entre sus páginas el lector encontrará los más variopintos personajes; Sol, Dalia, Malena, Jorge, Diego incluso yo misma, que os acompañarán por este vademécum del alma, esta carta de amor a la vida que combina con gran sutileza: humor, amor, sexo, pequeñas espinas y mucha esperanza.

Del amor, el sexo y otros orgasmos, es una catarsis vital donde os receto a modo de píldoras, las pautas exactas para no perdernos en el camino, os trazo una travesía por el desierto donde pasaréis sed, pero también os saciaremos, estaréis solos, pero descubriréis todo un torrente de luz esclarecedora en nuestro interior a golpe de “joie de vivre”.

TMF: Si desapareciera el arte, ¿cuál echaría más en falta? ¿Literatura, pintura o música?

GB: La música, no puedo vivir sin ella. Desde que me levanto me acompaña en todas mis actividades diarias. Es más, yo no mido el trayecto en horas o minutos, lo hago en canciones.

TMF: Muchas gracias por atenderme. Desde The Metal Family y en nombre de tus compañeros te deseamos toda la suerte del mundo con esa nueva etapa.

GB: Gracias a vosotros, por darme un espacio como miembro de esta familia metalera y leerme.

TMF: ¡Como no! te dejo elegir una canción y un cuadro para despedirnos.

GB: Mi canción favorita es The house of  the rising sun del grupo THE ANIMALS y mi cuadro… lo sabes, Le sommeil de Gustav Courbet, la primera entrada y obra que comenté en “La contadora” y que supuso un pistoletazo de salida a tantas entradas. ¿Te acuerdas que era una prueba? Lo publicamos para ver la reacción de los lectores y fue toda una acogida con los brazos abiertos.

TMF: Un gran abrazo.

Os recordamos que Gema Bao estará en la feria del libro de Málaga el sábado 29 de abril para presentar y firmar su libro Del amor, el sexo y otros orgasmos.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: