BLACK SABBATH

BIO

A Black Sabbath se le atribuye la creación del heavy metal. El éxito de sus dos primeros álbumes, Black Sabbath y Paranoid, marcó un cambio de paradigma en el mundo del rock. Hasta que Black Sabbath no puso patas arriba la escena musical, el término “heavy metal” no entró en el vocabulario popular para describir la rama más densa y atronadora del rock que ellos presidían.

Con sus canciones basadas en riffs, su volumen extremo y su temática oscura y demoníaca, Black Sabbath encarnaba aspectos clave de la estética del heavy metal. Sin embargo, en sus propias palabras, Black Sabbath se consideraba una banda “heavy underground”. Ese término denotaba tanto la intensidad de su música como la red de fans que los encontró mucho antes de que la crítica y la industria musical se dieran cuenta. En cierto sentido, aunque hayan vendido más de 75 millones de discos en todo el mundo, siguen siendo una banda de heavy underground. Aunque fueron elegidos para el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1995, no fueron incluidos hasta 2006. Lo cierto es que siguen siendo una de las bandas más incomprendidas de la historia del rock.

La historia de Black Sabbath comenzó en Birmingham, Inglaterra, donde Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward buscaban escapar de una vida de trabajo en una fábrica a través de la música. Los cuatro músicos se iniciaron en conjuntos psicodélicos como Rare Breed y Mythology (aunque Osbourne había sido un mod de pelo corto al que le gustaba la música soul). Influenciados por las bandas de blues británicas reinantes -Led Zeppelin, Cream, John Mayall’s Bluesbreakers-, los cuatro formaron Earth Blues Company (abreviado Earth), en 1968.

Todo cambió cuando Butler llegó a la banda con una idea para una canción inspirada en una inquietante aparición. Aficionado al cine de terror y a las novelas de temática de magia negra de Dennis Wheatley, coqueteó brevemente con las artes negras. Pero cuando una noche vio lo que creía que era una figura del lado oscuro a los pies de su cama, abandonó sus escarceos con el mundo gótico. Con letra de Osbourne, el grupo compuso una canción sobre la visita, titulándola “Black Sabbath” (por la película de Boris Karloff de 1963). Provocó una reacción en el público como ninguna otra cosa en su repertorio, y supieron que habían dado con algo poderoso y único. Obligados a cambiar su nombre porque ya había otra banda llamada Earth, tomaron una decisión obvia: Black Sabbath.

“Fue entonces cuando todo empezó a suceder”, dijo Tony Iommi al escritor Mick Wall. “El nombre sonaba misterioso, daba a la gente algo en lo que pensar y nos daba una dirección a seguir”. Black Sabbath era el polo opuesto a los Beatles (aunque a todos les gustaban los Beatles). Mientras que los Fab Four cantaban “sí, sí, sí”, Osbourne pedía “no, no, por favor, no” en “Black Sabbath”.

“Es un mundo satánico”, dijo Butler a Rolling Stone en 1971. “El diablo tiene más control ahora. La gente no puede unirse, no hay igualdad. Es un pecado ponerse por encima de los demás, y sin embargo eso es lo que hace la gente”.
Con Butler como letrista principal e Iommi como arquitecto musical, Black Sabbath persiguió temas como la guerra, el caos social, lo sobrenatural, el más allá y el conflicto eterno entre el bien y el mal. El grupo fue un producto de finales de los años sesenta. Era una época en la que el idealismo juvenil había empezado a decaer en medio de la guerra de Vietnam, la afluencia de drogas duras, los enfrentamientos con las figuras de la autoridad y las crudas realidades de la vida de la clase trabajadora (salarios bajos, trabajos penosos) que les esperaban a muchos de ellos.

“Llegamos en plena guerra de Vietnam y al otro lado de la era hippie, así que había un ambiente de fatalidad y agresividad”, dijo el guitarrista Iommi al escritor Chris Welch en 2003. Eso no quiere decir que Black Sabbath adorara al diablo o practicara la brujería, como muchos creían. La imagen de la banda es muy diferente en canciones como “After Forever” (con la letra “God is the only way to love”) y en el hecho de que Osbourne suele mostrar el signo de la paz durante los conciertos de Black Sabbath.

Black Sabbath grabó su primer álbum autotitulado en una sola sesión en noviembre de 1969, montando su equipo en un pequeño estudio y repasando su set en vivo. La falta de adornos y artificios resultó ventajosa, ya que el hard rock del grupo, basado en riffs y en el blues, se manifestó con fuerza y claridad en “The Wizard”, “N.I.B.”, “Warning” y, por supuesto, “Black Sabbath”. Los únicos efectos añadidos al álbum fueron el tañido de la campana y la tormenta eléctrica que proporcionan una apertura escalofriante a la canción principal. Black Sabbath fue editado por Vertigo en el Reino Unido y por Warner Bros. en los Estados Unidos.

Black Sabbath adoptó un enfoque similar, rápido y sin adulterar, para la grabación de Paranoid, que también se grabó en pocos días. Considerado generalmente como el álbum por excelencia de Black Sabbath, Paranoid (1970 en el Reino Unido; 1971 en Estados Unidos) contenía temas clásicos como “Iron Man”, “Paranoid” y “War Pigs”. La última de ellas es una potente canción antibélica -y específicamente “una declaración anti-Vietnam”, en palabras de Butler- cuyas infernales visiones de sangrientos campos de batalla y políticos conspiradores no han perdido vigencia a lo largo de las décadas. Juntos, Black Sabbath y Paranoid -lanzados con sólo siete meses de diferencia- fueron obras poderosas que apuntaron al rock en una nueva dirección más dura y pesada. Muchos de los grupos más contundentes e intransigentes que vinieron después -como Metallica, Guns ‘n’ Roses, Iron Maiden y Judas Priest- afirman haberse criado con la música de Black Sabbath.

La musicalidad de la banda fue generalmente pasada por alto, pero poseían una inventiva y fluidez que, en retrospectiva, los hace parecer tanto una banda de rock progresivo como de heavy metal. Sus largas canciones tenían frecuentes cambios de compás, como los trabajos de compañeros como Jethro Tull (a los que Iommi perteneció brevemente) y Yes (con los que Black Sabbath estuvo de gira). Había un amplio espacio para la improvisación, e Iommi, Butler y Ward estaban a la altura. De hecho, Black Sabbath podía tocar con un temperamento jazzístico utilizando formas y escalas de blues. Consideren algunas de sus influencias: El baterista Ward creció escuchando a Count Basie, el bajista Butler se dejó llevar por Frank Zappa, el guitarrista Iommi encontró inspiración en el guitarrista de gypsy-jazz Django Reinhardt, y el vocalista Osbourne era un rabioso fan de la música soul en general y de Sam y Dave en particular. Su voz era melódica y bien afinada, y nunca recurrió al tipo de gritos histriónicos que se convirtieron en el sello de las luces menores del metal.

La respuesta a los dos primeros álbumes de Sabbath fue instantánea. Black Sabbath alcanzó el número ocho en Gran Bretaña y demostró su poder de permanencia en Estados Unidos, manteniéndose en las listas durante 65 semanas. Paranoid repitió la hazaña, alcanzando el número 12 en los Estados Unidos y durante 70 semanas, y llegó al número uno en el Reino Unido durante 27 semanas. Ambos álbumes fueron certificados como disco de oro un año después de su publicación. Black Sabbath se convirtió en una banda infatigable, de gira constante y tocando en muchos de los festivales de rock de principios de los setenta. Todo el trabajo en la carretera les hizo mejorar como músicos y compositores, y sus dos siguientes álbumes -Master of Reality (1971) y Vol. 4 (1972)- mostraron un mayor alcance y ambición. El grupo incluso introdujo algunos cambios de ritmo notables -como las baladas “Solitude” y “Changes” y los instrumentales “Orchid” y “Laguna Sunrise”- para crear más juegos de luces y sombras. Esos álbumes contenían su cuota de clásicos crujientes de Sabbath, como “Children of the Grave” y “After Forever” (de Master of Reality) y “Snowblind” y “Supernaut” (de Vol. 4).

Sorprendentemente, Black Sabbath había publicado cuatro álbumes que definían el género en un periodo de dos años, mientras realizaba giras a un ritmo incesante. El quinto álbum del grupo, Sabbath Bloody Sabbath (1973), mostró más signos de crecimiento y experimentación, y la canción que da título al disco se encuentra entre sus mejores momentos. En su conjunto, es lo más parecido a su primera obra maestra, Paranoid. El grupo escribió y ensayó el material de Sabbath Bloody Sabbath en un castillo de Gales que, según ellos, estaba embrujado, lo que alimentó aún más el ambiente inquietante de su música en un momento en que el grupo estaba poniendo a prueba sus propios límites mentales y físicos.

El exigente ritmo de la carretera y los diversos excesos de estilo de vida empezaron a pasar factura a Black Sabbath a mediados de los años setenta. ¡Sus tres siguientes álbumes – Sabotage (1975), Technical Ecstasy (1976) y Never Say Die! (1978), tuvieron momentos memorables, pero carecieron de la brillantez absoluta de sus predecesores. ¡Las grietas en la fachada de Black Sabbath se hicieron permanentes cuando Osbourne abandonó definitivamente el grupo en 1978, tras la accidentada gira Never Say Die!

Osbourne prosiguió una carrera en solitario de gran éxito, en la que también se aventuró en la telerrealidad (la popular serie de la MTV The Osbournes) y lanzó la gira anual Ozzfest. Dirigidos por el guitarrista Iommi, Black Sabbath perseveró a través de una sucesión de cambios de formación que a veces incluían a Butler y Ward y otras no. Varios de los álbumes de Black Sabbath posteriores a Osbourne -especialmente Heaven and Hell (1980), Mob Rules (1981) y Headless Cross (1989)- son muy apreciados por los fans más acérrimos. Pero al fin y al cabo, la formación clásica no podía ser superada.

El cuarteto original se ha reunido en un puñado de ocasiones, sobre todo para un par de conciertos en estadios en 1997 en Birmingham (publicados un año después como Reunion) y en 1999, 2002, 2004 y 2005, cuando Black Sabbath encabezó la gira de Osbourne.

No events for now, please check again later.
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN