“La adoración de los pastores” – Antonio Allegrio Da Correggio

Encontrándonos en plena Navidad La Contadora se ha planteado que no puede existir mejor ocasión para dar relevancia a un personaje relegado a un segundo plano en estas conmemoraciones. Si, lo asumo, en la tradición cristiana celebramos el nacimiento de Jesús como Rey de reyes pero pocos piensan en el papel de María (no utilizó su cargo divino porque quiero que la observéis desprendida del halo de divinidad). Pensad en una niña de 15 años de edad (si atendemos al Proto evangelio de Santiago) que recorre Belén embarazada a punto de dar a luz y siendo despreciada por todos los lugareños. Os aseguro que el miedo y la intranquilidad no le permitiría ir cantando “El Burrito Sabanero”.

Pero la historia ya nos la conocemos todos, María y José hallaron un pesebre donde dio a luz arropada por una mula y un buey. Al fulgor de la estrella que marcaba el lugar acudieron pastores dispuestos a adorar al niño rey y algo se cuenta de tres magos que en otro momento os relataré, fueron cuatro.

La Adoración de los Pastores es un famoso cuadro del pintor italiano Antonio Allegri da Correggio, también denominado La Noche (nombre que me parece muy más bohemio). 

Este óleo sobre tabla fue pintado hacia 1530, se encargó el 24 de octubre de 1522 por Alberto Pratonieri para la capilla familiar dedicada a la Natividad en la basílica San Próspero de Reggio Emilia. Pasó a manos de la Casa de Este, que gobernaba los ducados de Ferrara y Módena. Siendo vendido por los duques junto con otras obras maestras en 1746, se encuentra actualmente en la Gemäldegalerie de Dresde (Alemania). 

El sobrenombre de La noche expresa una de las peculiaridades de este cuadro constituyendo uno de los ejemplos más fascinantes del género nocturno en el arte italiano del siglo XVI. con escasos precedentes en este sentido, entre los que puede citarse la escena del Sueño de Constantino en la Leyenda de la cruz de Piero della Francesca, datada de unos ochenta años antes. La representación de esta Adoración de los pastores en una ambientación nocturna es extremadamente sugerente gracias a los efectos de la luz que emana del Niño Jesús e irradia a los demás personajes y las nubes o el torbellino de ángeles relacionan esta obra con los frescos de la cúpula de la catedral de Parma

Os llevo de la mano en nuestro caminar por el pasado si os dejáis imbuir por la sacralidad del evento. Vamos a entrar en situación escuchando las estrofas de Mother en la voz de LITA FORD:

 I am your mother
Your flesh and blood, your family, yeah
And like no other
Until they bury me 6 foot deep
No matter what the future holds
And even know you just began to grow
Just know you’ll always have your mother
The damage is done
I never wanted things to work out this way
My little ones, how do I say how sorry I am
Some day you’ll see the truth
And you’ll come running back to me
Just know you’ll always have your mother
You’ll always have your mother.

En nuestra pintura vemos un pastor que acaba de tener la visión del cielo abierto en el que surgen unos ángeles cantando. Es muy interesante observar este coro angélico en el que las figuras parecen bailar y revolotear entre las nubes, al mismo tiempo que miran hacia abajo donde ha nacido el Niño Jesús.

Toda esa escena del nacimiento queda enmarcada a la izquierda por la larga línea oblicua que marca el bastón del pastor. Y entre las ruinas en oscuridad surge el plano principal lo conforman una amorosa y adolescente María que acuna en sus brazos al niño Jesús, se descubre la figura de Jesús bañada de luz. Más bien, él es el foco de esa luz y la irradia hacia su entorno, sobre todo al busto y rostro de su madre, la Virgen María. Una mujer cuya expresión transmite ante todo felicidad.

El pastor de la izquierda está como reprimiendo su movimiento y se toca la cabeza buscando su gorro. En realidad, el gesto es previo a quitárselo para arrodillarse y adorar al recién nacido.

Correggio introduce algunas variantes en la típica representación de la adoración, como las dos doncellas que se ven en la composición. Una de ellas completamente deslumbrada por la luz que emana el Niño, y la otra girada hacia el pastor al que mira extasiada tras contemplar a Jesús, un rostro que vemos totalmente iluminado por la luz que sale del pesebre. Mientras que al padre, a San José, se le descubre por la zona de atrás, en la penumbra encargándose de cuidar al asno.

La composición surge espontáneamente, sirviéndose de la aglomeración de personajes de la zona izquierda que provoca cierto desequilibrio. Sin embargo, la uniformidad entre las dos mitades del cuadro se  liga a través de la abundancia de luz que surge de la derecha, otorgando volumen a madre e hijo.

Fijaos que primero se nos va la vista al pastor, cuya figura nos conduce a ver lo que él está viendo en ese instante: el milagro de la Luz, lo cual hace referencia al relato que se narra en el Evangelio de San Juan.

De toda la obra, me quedo con un simple detalle casi imperceptible pero de gran belleza: la luz divina del pequeño Cristo no afecta a la Virgen, ella lo observa con la felicidad cansada de quien ha dado todas sus fuerzas obrando el milagro de la vida, en ese instante olvida miedos, inquietudes y profecías, es en un pequeño espacio su hijo y ella. 

La elegante naturalidad del cuadro es soberbia, queda plasmada en el simbolismo de sus elementos: el manantial de luz, que de Jesús está entrelazado en la larga almohada de espigas de trigo, como una llamada eucarística llameante; el cabello de María, tan impregnado de luz; la motilidad general del anciano pastor que se quita el tocado y se para sobre el admirable bastón, mientras dobla las piernas; las hierbas, presagiando la pasión cuelgan de las vigas del techo en el niño nacido; el gran procesamiento semi-oscuro del pesebre.

Personalmente opino que pocos cuadros más bellos y simbólicos encontrareis sobre la adoración de los pastores. Siendo fascinante la sutil relevancia que adquiere María, quien desde luego esa noche no durmió.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: