Crónica: el Frontera Rock Fest hizo arder la fría noche de Cambil.

FRONTERA ROCK FEST  (23 de abril, Cambil, Jaén)

Acudimos a la llamada de nuestro compañero Al García, quien con el equipo de Imaginat ha diseñado un nuevo evento en Jaén, el Frontera Rock en Cambil en medio de la Sierra Magina. El programa del festival es una buena mezcla de metal tradicional con otros toques más modernos, y algunas ofertas más exóticas. La climatología no era la más propicia, pues una ola de frio polar invadía la península de nuevo y anunciaba lluvia y mucho frío. La primera dio un respiro durante el festival en forma de leve llovizna que se disipó a lo largo del día. Por desgracia el frío no tanto, como bien lo pudieron comprobar los asistentes y los propios músicos…

El festival inició a su hora con la banda zaragozana de power metal KINIGHTSUNE. La banda tuvo una muy buena actitud durante todo su set, pero y muy a mi pesar tengo que reconocer que el sonido fue un despropósito. Nadie sabe porque sonó tan mal, pero no se distinguía los temas y eso que escuche bastante su primer trabajo homónimo estrenado en 2021. El setlist estuvo orientado a su disco debut y un punto álgido con la versión del tema I see fire, perteneciente a la banda sonora de El Hobbit: la desolación de Smoug, original de Ed Sheeran. Poco más puedo añadir sobre KNIGHTSUNE, solo que espero poder volver a verlos pronto y verlos con buenas condiciones de sonido.

Fue curioso ver desembarcar a una legión de piratas en un pueblo rodeado de montañas. Los problemas técnicos fueron arreglados, la banda sonó perfecta. La banda sabe ocupar el escenario, pero deja gran parte del protagonismo a su bruja, Fátima, quien con su violín fue capaz de encandilar a más de uno. La interpretación fue impecable, y se pasó un rato muy entretenido, y el frío invitaba a animarse y bailar. 

Como el río Guadiana, los granadinosINYOURFACE aparecen y desaparecen periódicamente pero, para la ocasión, su aparición sobre el escenario dejó huella y no sólo a nivel musical, sino literal. Lo que se suele decir, partieron (literalmente) el escenario. Eso, como poco, nos habla de la buena forma en la que han aparecido en esta ocasión. Metalcore lleno de energía que contagió al público que hizo los primeros pogos bajo las tablas. 

Desde la salida de Wildlife, producido por Alex Cappa, la banda suena cada vez más salvaje y a base de tablas y experiencia la formación se ha compactado y sabe sacar lo mejor de sí misma y exprimir al máximo un estilo que les emparenta con bandas como ARCHITECTS, con agresivos riffs de guitarra que se complementan con arreglos más melódicos y aprovechan el juego de voces guturales/limpias a su favor sobre una base rítmica contundente como muro de  hormigón. 

Desde Murcia, con el ambiente ya calentito, la salida de CROWS AS SHEPPHERDS al escenario fue en incendio final que necesitaba una noche tan fría. Una banda joven, tanto por sus integrantes como por el tiempo que llevan sobre los escenarios (se formó en 2016), pero que derrocha fuerza e intensidad sobre los escenarios. Entre el metal alternativo y el metalcore, estos chicos consiguen que nos fijemos en ellos especialmente por la calidad vocal de su cantante en las estrofas donde los limpios sustituyen a los guturales. 

Sin embargo, lejos de encasillarse como un grupo de metal más melódico, tienen la capacidad de romper las melodías con rotundidad y dar un espectáculo de los que te eriza la piel desde el primer momento. Para mí un descubrimiento, de esas bandas para disfrutar también desde casa porque, su último trabajo, tiene para más de una escucha pausada. Lo que no fue nada pausada fue su actuación. Tremenda, sorprendente, superlativa. Banda a tener muy en cuenta en vista de lo que dan de sí en directo. 

Con REINO DE HADES volvíamos a sonidos más cercanos a los que habíamos escuchado con THE GROGGY DOGS, un folk metal made in Jaén precisamente, por lo que la banda estuvo arropada por público local. En la estela de WARCRY e incluso MÄGO DE OZ, si algo tienen en común estas bandas es su capacidad para hacer que el público se mueva con los ritmos más bailables que los de sus predecesores, que dejarían, sin dudas, algún dolor de cuello.  Temas como Llantos de una guerra, La Rubia Jovial o Barbanegra no pudieron faltar en el setlist, aunque la banda tuvo que recortar algún tema para compensar el retraso técnico.

Buena puesta en escena que ganó con la incorporación de su nuevo (o antiguo, pues ya estuvo en la banda anterormente) vocalista Joe Fernández. Que aportó presencia y dinamismo a la banda. El buen sonido acompañó al grupo que se afianza poco a poco desde tierras jienenses y que son asiduos en carteles donde este tipo de metal es más que bienvenido.

Con nuevo cambio de estilo, lo que fue la tónica general del festival, nos volvieron a dar una de cal y otra de arena para armar bien el muro sonoro que nos acompañó toda la noche. En el caso de esta banda, desde que Kike Fuentes tomó el relevo al micrófono la banda se ha permitido a sí misma experimentar con otras sonoridades, diría que incluso un registro más amplio en lo que al tema vocal se refiere. Además siempre estuvo bien arropado por sendas guitarras. Y es que, tanto Javier Villanueva, como Manu Acilu saben moverse y desenvolverse a la perfección sobre el escenario, sirviendo como un gran apoyo a la puesta en escena de la banda. Tienen ya bastante experiencia sobre las tablas, al igual que su bajista César Arroyo, que sabe apuntalar el sonido para que el resultado final sea compacto, duro, fuerte…

Aprovecharon para presentar su nuevo disco La tempestad, del que tocaron algún tema, pero no podían faltar tampoco temas ya bien conocidos como Baraka, Cenizas o En busca del tiempo. La banda, en la que todos sus miembros aportan calidad en igual medida, suena a estas alturas con tanta fuerza que pueden resultar ya imparables.

Los encargados de cerrar la noche fueron los cabezas del cartel SARATOGA. La legendaria banda hizo una parada en el Frontera Rock Fest para celebrar ni más ni menos que su 30 cumpleaños. Para la ocasión nos presentaron un setlist que abarcaba toda su larga trayectoria musical.

Pese a la hora y sobre todo al frío, la banda salió con ganas y con la fuerza que los caracteriza desde la primera canción Tras las rejas y A morir, con Nico a los coros, fueron los temas elegidos para despertar con contundencia a la gente. Sin duda un un gran golpe que consiguió que el sueño por las horas  y el aletargamiento por el frío, desaparecieran durante la actuación del público. Y es que comenzar con uno de sus mejores discos, si no el mejor, como es Agotarás son palabras mayores. La banda lo tenía claro desde el principio: la gente tenía ganas de SARATOGA y se irían con una buena ración de heavy metal

Tras interactuar Tete un poco con el público, pidiendo que “apagaran el aire acondicionado” por el frío que hacía, volvieron a la carga con otros dos clásicos de la banda como son No sufriré jamás por ti y Maldito Corazón, que sirvieron para recordar discos como El Club de la Lucha y el que fuera el disco debut de su vocalista Tete Novoa, VII.

De nuevo volvieron a hacer otro parón donde no pudo faltar otra vez el frío como protagonista, y es que como nos contó con humor Tete, “la banda había bajado a Jaén engañados con el buen tiempo” y se dieron de bruces con picos nevados y temperaturas que bajaban de los 10 grados.

De nuevo era el momento de continuar con la descarga a través de algún tema más actual como El Vuelo del Halcón. Además sirvió para que Tete nos demostrase su amplio rango vocal con su lado más rudo y salvaje. También hubo tiempo para temas de su etapa noventera como son la emotiva Mi Ciudad o la poderosa Vientos de Guerra, donde previo cumpleaños feliz cantado por el público, el propio Tete acabó cantando sobre los subwoofer del foso.

Hubo tiempo para que su última incorporación, el “Estepario Siberiano”, o lo que es lo mismo el batería Jorge Garrido, además de demostrar lo bien que se ha adaptado a la banda nos deleitara con un buen solo de batería. A más de uno nos trajo a la memoria aquellos buenos tiempos para el metal en donde eran casi de obligado cumplimento en los conciertos de las bandas, y que en la actualidad no es tan habitual de ver.

Tras haber disfrutado del solo como un fan más entre las sombras de los lados del escenario, le llegaría el turno también al alma del grupo. Y es que Niko del Hierro también nos deleitaría con el solo de bajo al que nos tiene acostumbrados, no sin antes coger el ritmo de nuevo con otro super hits de Agotarás, como es Las puertas del cielo.

 

Aprovechando la parada que supuso el solo de Nico, la banda aprovechó para hacer un punto de inflexión en su actuación con dos temas más tranquilos como son Si tu no estás, con espontánea del público incluida sobre el escenario, y Lejos de Ti. Pero de nuevo la banda se lanzó al cuello del público con un tema más reciente como El olvidado de Dios, de su último álbum de estudio Aeternus, donde no faltó el recuerdo a todos las víctimas de la guerra de Ucrania y la condena a esta.

Estaba claro que la banda tenía guardado un as sobre la manga y la gente tenía ganas de más, así que volvieron a saltar al escenario para cerrar la noche con dos temas bien conocidos de la banda. Por una parte el primigenio Perro traidor y Resurrección, donde Tete dobló la voz de forma sobresaliente.

Como suele ser habitual la banda no defraudó, y el público disfrutó al máximo del concierto y se entregó a la banda de principio a fin. Quizás echamos de menos alguno de sus otros clásicos, pero es que una trayectoria de treinta años no es fácil de condensar en un solo concierto. Quizás deberían haber dejado alguna canción más entre cada parón, sobre todo al principio, pero en general volvieron a demostrar porque llevan treinta años sobre los escenarios. ¡¡Incombustibles!! Eso sí, con algo más de frío que en otras ocasiones, y si no, que se lo digan a Jero, que no soltó el chaquetón en ningún momento de la actuación.

Para terminar, dar la enhorabuena a la organización por su trabajo que no ha sido poco, ya que tuvieron que lidiar con la poco habitual o inédita rotura de escenario, y se tuvo que arreglar sobre la marcha una tabla partida, hecho que provocó gran parte del retraso arrastrado hasta el final. Un festival que esperemos se pueda afianzar en el tiempo y convertirse en una nueva cita ineludible de la escena jiennense y andaluza.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: