Entrevista a REYLOBO: “Queremos volvernos locos junto al público, y que se sientan más que nunca dentro de nuestras canciones”

REYLOBO, se ha estrenado con su primer disco El Octavo Pecado, y que por cierto si aun no lo habéis hecho, podéis leer nuestra review en The Metal Family aquí… El Octavo Pecado ha sido editado y distribuido por Duque Producciones. El álbum debut de los murcianos REYLOBO, es un trabajo en el que Alberto Rionda se ha encargado de la producción, grabación, mezcla y masterización en sus Estudios Sanctuarium. El artwork de del álbum ha corrido a cargo de Ricky Torre. Para la grabación de El Octavo Pecado, se ha contado con artistas invitados de primer nivel.

THE METAL FAMILY: Bueno lo primero, gracias por concedernos esta entrevista y lo segundo daros la bienvenida a la familia de The Metal Family, esperando que os encontréis todos bien.

REYLOBO: Muchas gracias a vosotros por la acogida y por darnos la oportunidad de charlar un rato. Es muy importante el apoyo que nos ofrecéis.

TMF: Y como siempre comenzamos con las presentaciones. ¿Qué o quien es REYLOBO? Es decir ¿Quiénes sois? ¿Cómo se forma REYLOBO? y ¿quienes lo formáis en la actualidad?

RL: REYLOBO somos un grupo de Murcia, que se juntó tras un periodo de reflexión y formación musical de sus componentes, cuando encontramos cierta estabilidad en nuestras vidas y decidimos que era el momento oportuno de cumplir nuestro sueño y dedicarnos a la música.

Con el Octavo pecado presentamos nuestro álbum debut que lleva varios años de trabajo y esfuerzo, pero muchísima más ilusión y cariño. REYLOBO ofrece una esencia propia que se inicia en el power metal melódico, sin cerrarse a otros estilos. Nuestro trabajo se centra en la historia que queremos contar y en intentar llegar con ella al público. Intentamos dar lo mejor de nosotros y aprender todo lo posible para perfeccionar el producto que queremos presentar, sin miedo a experimentar o apoyarnos en las mayores figuras del género para pulir un álbum que es una oda al heavy metal en español con el que hemos crecido, como músicos y como personas.

La banda la formamos Pedro Gallego a la guitarra, Wenceslao Miralles al bajo, Alejandro Molina a la batería, Miguel Torralba al teclado, y yo a la voz.

TMF: Los nombres de las bandas de rock, siempre me han causado curiosidad, según he podido indagar REYLOBO era el sobrenombre de Muhámmad ibn Mardanís, el emir de Mursiyya que gobernó Murcia por de 1147 hasta su muerte en 1172. ¿Por qué escogéis este nombre?

RL: Son varios los factores por los que elegimos ese nombre. Por un lado, queríamos un nombre en castellano, que de primeras plasmase que somos un grupo de hace heavy metal en castellano. Por otro lado, hace referencia a ese personaje histórico que mencionas, simbolizando un poco nuestras raíces murcianas. Además, la historia del personaje es muy heavy, así que nos viene genial para nuestro género.

TMF: Un disco debut, debe ser como tener el primer hijo, ¿Qué esperáis de él? ¿os esta complaciendo el camino que lleva?, ¿cambiaríais algo de él?

RL: El Octavo pecado es un disco conceptual, con el que pretendemos en primer lugar comenzar a cumplir eses sueño de profesionalizarnos como banda y darnos a conocer. La composición ha llevado su tiempo y hemos buscado pulir cada canción para poder plasmar los sentimientos y la historia que llevábamos dentro. Lo que esperamos con éste álbum debut es en primer lugar hacer una oda al heavy metal en castellano que te hace reflexionar y que tanto nos ha hecho crecer como músicos y como personas, y en segundo lugar transportar al oyente a través de cada tema y que nos acompañe en éste viaje que hemos decidido emprender.

Sacar nuestro primer álbum, después de tanto trabajo y formación ha sido un sueño hecho realidad, además con la producción de Alberto Rionda, al que admiramos desde siempre y ha hecho un trabajo impecable.

De momento las críticas y reseñas están siendo muy buenas, es increíble sentir que a la gente le ha gustado el trabajo en el que has puesto tanto cariño. Nos llegan muy buenas críticas de todas partes, desde Latinoamérica también nos están apoyando y arropando mucho. Siempre hay algo que le gustará más o menos a la gente, y ayuda mucho que desde fuera analicen el trabajo para aprender y avanzar.

Respecto a si cambiaría algo, en absoluto. Una vez terminado El Octavo pecado, para mi ya tiene su identidad propia, con sus matices, sean buenos o malos. Por supuesto que cada día vamos aprendiendo y experimentando, y eso se reflejará en los nuevos proyectos que ya están en camino, pero no cambiaría nada de éste primogénito, porque dejaría de ser lo que es.

Personalmente he sentido que cumplía un sueño de toda la vida cuando me he encontrado alguna reseña de El Octavo pecado en el que hablaban de él totalmente como yo quería transmitir cuando lo componíamos, me han hecho sentir que he podido plasmar lo que quería, y estoy muy agradecido por ello.

TMF: El Octavo Pecado ha contado con colaboraciones de lujo como pueden ser Sonia Rubín, Isra Ramos, Manuel Ramil y Alberto Rionda que aparte de producir, ha colaborado intensamente, ¿Cómo han ido surgiendo las colaboraciones? ¿Conocíais a los colaboradores de antes?

RL: Cuando estábamos inmersos en la producción del disco, empezaron a surgir las ideas de las colaboraciones, en primer lugar, por supuesto la del maestro Rionda como bien dices, que está presente en todo el álbum.

Como aun no teníamos teclista, los teclados de la maqueta eran bastante básicos, y queríamos que todo sonara lo mejor posible, así que Alberto nos puso en contacto con Manuel Ramil, uno de los mejores teclistas del género, que proporcionó al álbum una profundidad y personalidad para mi gusto increíble. Esto se consigue cuando además de ser un profesional, el músico se comunica contigo y se interesa por el proyecto.

Queríamos hacer un tema coral, es más la canción Dogma desde el inicio está planteada para tres voces, porque la cantan tres personajes que ya han aparecido anteriormente en la historia (El Olvidado, Sidonie, y El hombre inquieto). Las líneas de voz y la letra se prepararon con mucho cariño diferenciadas para cada uno de esos personajes. Personalmente admiro muchísimo a Israel Ramos y quería darle la voz de mi personaje favorito del disco, El hombre inquieto. Para Sidonie Alberto nos puso en contacto con Sonia Rubín, voz que nos encantó para la parte femenina del tema.

También colabora con nosotros Rafael Lázaro, del grupo RED BALANCE, que aporta el solo final en el tema Sidonie, dando la guinda a la balada. Sidonie es una obra coral en cuanto a instrumentos, porque tenemos a tres guitarristas diferentes en la obra, haciendo Rionda el solo acústico que baila con la melodía.

TMF: ¿Esas colaboraciones, os han limitado vuestro poder creativo y decisivo en la producción y grabación del disco, o por el contrario llevabais las ideas claras desde un principio? ¿Estáis contentos con el resultado?

RL: Teníamos las ideas muy claras desde el principio. Alberto Rionda ha sido un productor increíble, aportando ideas y su experiencia, y dejando su impronta en el álbum, pero en todo momento ha respetado la composición y nuestra decisión. Sobre todo se ha interesado sobre el concepto y todos los detalles que queríamos introducir, teniendo grandes charlas sobre el Octavo pecado y lo que lo envuelve.

Personalmente estoy muy contento con el resultado, y si pudiese volver atrás sin duda elegiría a las mismas personas para que fueran parte de éste álbum.

TMF: ¿Cómo es el proceso de creación en REYLOBO? ¿Quién compone las canciones (letras y músicas)? ¿Cómo surge y se reparte la tarea a la hora de componer?

RL: Los compositores del disco somos Pedro Gallego y yo. Básicamente yo me encargo de las letras y de la base melódica de la voz, y él de la composición instrumental.

Una vez pensado el concepto, hablada y desarrollada la historia de forma general, la estructura y orden del disco, y los distintos temas a tratar, iniciamos la composición a través de las letras y su organización interna, dando muchísima importancia a como cuenta lo que quiere narrar, como enfatizar los momentos clave para buscar la emoción del oyente, y como no salirse del hilo conceptual a pesar de tener que funcionar de manera independiente la canción. A partir de ahí, con ese sentido en las manos, trabajamos la música que tiene que ir arropando esas letras y su mensaje, y va creciendo la canción con cada instrumento buscando siempre sumar.

En todo momento ambos compositores hemos estado en comunicación continua y a una con el proyecto. Nos conocemos desde la infancia así que no nos cuesta mucho poner ideas en común. Una vez desarrollado el concepto y como queríamos contarlo, así como los detalles que queríamos introducir, vamos desarrollando los temas por separado empezando por las letras con la melodía de voz, y desde ahí vistiéndolas con la música.

TMF: ¿En qué os habéis inspirado para componer las canciones de este disco? ¿Cuáles son vuestras influencias? ¿Qué tipo de música escucháis en el día a día de vuestras vidas?

RL: El disco es conceptual, y nos narra el viaje que va a hacer nuestro protagonista, tras el final de su vida, a través de un camino donde busca el lugar al que tiene que llegar. Todo ello intenta hacer plantearse, junto a nuestro protagonista, qué hay más allá de la muerte, qué esperamos, y qué deberíamos esperar. Todo ello va hilándose en el relato a través de personajes que va a encontrar en su camino, y que van a reflejar los distintos pecados de la humanidad, hasta que nuestro protagonista comprenda que él mismo refleja el octavo pecado de la humanidad.

Además del concepto del disco en sí, cuando empezamos su composición teníamos claro que cada canción, aparte de ser parte de un núcleo central, tenía que funcionar de forma independiente, y desarrollar otros temas que pueden inquietar e interesar tanto a la banda como al público, como los juicios populares, la soledad, la justicia, etc…

Nuestras influencias son sobre todo el heavy metal en castellano, partiendo de los más míticos, como MÄGO DE OZ, AVALANCH o SARATOGA, pero sin cerrarnos a nada. La música es un universo, y nos gusta viajar por las distintas galaxias. Queen, Scorpions, Muse, Los Beatles, la lista de todo lo que me puede influenciar a la hora de componer puede ser interminable.

TMF: En el caso de Alberto Rionda, aparte de la producción como hemos dicho, ha colaborado con su guitarra por ejemplo en Sidonie, pero según algunas informaciones que me han llegado, ha grabado todos los bajos del disco, ¿Es así? ¿A qué se debe esto? ¿Por qué no grabó Wenceslao las líneas del bajo?

RL: De hecho las líneas de bajo de la maqueta son de Wenceslao. Que Alberto grabara los bajos es una de las consecuencias del primer estado de alarma, de esas muchas cosas que hemos comentado que tuvimos que replantear ante la imposibilidad de poder viajar. Como os imaginaréis fue un acto de generosidad que no esperábamos y que preguntó personalmente a nuestro bajista si le importaría. Para Wenceslao estaba por encima de su ego de músico que tuviéramos el mejor sonido posible en el álbum, además de saber que para siempre estará ahí esa colaboración tan inmensa, en nuestro primer disco, como recuerdo de esta pandemia que ha traído desgracias horribles pero también gestos de generosidad muy emocionantes.

TMF: El arte del álbum ha corrido a cargo de Ricky Torre, el cual ha realizado un gran trabajo. ¿Cómo surge la idea de trabajar con él? ¿Teníais ya una idea de lo que queríais y buscabais?

RL: Ricky Torre es uno de los mejores diseñadores según mi opinión de nuestro país. Ha sido el encargado del arte de AVALANCH desde La llama eterna, si no me equivoco, así que su trabajo habla por sí mismo. La verdad es que estamos muy contentos con el trabajo que ha hecho con El Octavo pecado, ha sabido captar la esencia de lo que queríamos transmitir, refleja la trascendencia y el camino que nos espera en el disco, así como la dualidad intrínseca en la naturaleza del ser humano.

Nosotros teníamos una ligera idea de lo que queríamos reflejar en esa carta de presentación del disco, que es la portada, pero él supo enseguida captar lo que debía plasmar y todos los matices y detalles que necesitaba.

TMF: Rock, heavy metal, power, ¿Cómo se cataloga REYLOBO, a que suena?

TL: Por el sistema de composición. Como ya comentaba, las canciones surgen del concepto y la letra en primer lugar, el sentimiento con el que queremos contar algo y la atmosfera, por ello supongo que dependiendo de cómo queramos expresar un tema u otro es inevitable que aparezcan distintos estilos. Por otro lado, teníamos muy claro que queríamos que las canciones tuviesen cada una personalidad propia, por eso no nos cerrábamos a un estilo y punto. Eso sí, además de esa personalidad propia de cada tema REYLOBO tiene que tener su esencia propia, por eso cuidamos también que a pesar de movernos entre varios estilos no perdamos la esencia.

TMF: La escena en Murcia, nos ha dado buenas bandas como pueden ser INJECTOR, DOBLE ESFERA, o HITTEN, ¿Cómo es la escena? ¿la consideráis diferente al resto del país? ¿Asistís a conciertos de otras bandas?

RL: Para nosotros Murcia es tierra de grandes músicos y amantes del heavy. No de ahora, si no desde siempre, desde que empezamos a iniciarnos en el mundo de la música, allá en la adolescencia, ya nos encontramos un panorama muy activo en el género. Respecto a los conciertos de otras bandas, aunque en éste momento esa actividad esté algo suspendida a causa de la maldita pandemia, si que hemos seguido y participado en todo lo que hemos podido para apoyar las bandas locales. En el caso de DOBLE ESFERA, son grandes amigos nuestros a los que personalmente conozco y aprecio mucho. Intentamos seguirlos en todos sus conciertos para disfrutar de la caña que dan.

TMF: Por desgracia vuestro lanzamiento ha llegado unido a una pandemia mundial ¿Cómo os está afectando en vuestros planes?

RL: En lo personal creo que a todos nos ha cambiado bastante la situación, cada uno ha visto trastocada su vida de una forma u otra, aunque ya parece que se divisa luz al final del túnel.

En cuanto al ámbito musical, como banda nos hemos tenido que reinventar bastante. En primer lugar toda la fase final de últimas grabaciones y producción del álbum comenzó con el estallido de la pandemia, y los planes que teníamos organizados se vinieron un poco abajo, no obstante aprovechamos las nuevas tecnologías y métodos de grabación y producción musical existente, y en vez de paralizar todo el proyecto reorganizamos el sistema que teníamos en mente y pudimos sacar el Octavo pecado a la luz.

Más allá de esto, claramente la pandemia ha golpeado otros factores, como son los directos y el sistema de ensayo de la banda, pero somos optimistas y cogiendo cualquier oportunidad y luchando estamos consiguiendo objetivos.

TMF: Habéis presentado en Madrid, El octavo pecado, junto a ECO, que presentaban los años del silencio. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Hay diferencia con tocar en casa? ¿Creéis necesario presentar en Madrid, para triunfar?

RL: Una sensación increíble, poder compartir con el público nuestro trabajo, sentir como se emocionaban junto a nosotros y coreaban. La sala llena cumpliendo todas las medidas de seguridad. Tocamos todo el disco y salimos muy contentos y con ganas de mucho más, ofrecer más espectáculo y presentar alguna cosa nueva que tenemos en el tintero.

Realmente sea donde sea donde toquemos lo hacemos con la misma ilusión y fuerza, y aunque la gente sea distintas su pasión por la música es lo que nos importa. Creo que presentar en todos los lugares donde podamos hasta quedarnos sin aliento es el único camino para intentar triunfar.

TMF: ¿Tenéis conciertos próximamente? ¿Qué planes tenéis en vuestra agenda?

RL: Tenemos muchas ganas e ilusión de compartir con todos El Octavo pecado en directo. Ya se va viendo un poco de luz al final del túnel, y para después del verano tenemos varias fechas para empezar a girar el álbum, no obstante no las tenemos aun cerradas del todo, enseguida las comunicaremos.

TMF: ¿Cómo es un concierto de REYLOBO? ¿Por qué debemos ir?

RL: Pues para nosotros debe ante todo ser un espectáculo, que no debe dejar indiferente a nadie. Queremos volvernos locos junto al público, y que se sientan más que nunca dentro de nuestras canciones. El directo es el escalón final de todo el esfuerzo invertido en el proyecto, y sentir a la gente cantar tus canciones hace que todo merezca la pena, así que por ellos nos dejamos la piel encima del escenario, y sobre todo, lo disfrutamos.

TMF: Algo que siempre me ha parecido muy interesante en las entrevistas, y ahora que empiezo a realizarlas es si queréis dejar alguna pregunta para la próxima banda que entreviste. La anterior, que ha sido ECO, ha dejado una sin saber que iba a ser para REYLOBO, y la dejo por aquí. ¿Si pudieras hacer una colaboración con un artista que no fuese del rock ¿con quién sería?

RL: Pues se me ocurre así por experimentar John Williams, de ahí tiene que surgir algo cuanto menos interesante. ¡Un fuerte abrazo a ECO!

TMF: Terminamos la entrevista y nada, agradeceros vuestro tiempo, solo nos queda que si os apetece decir algo para cerrar la entrevista este es el momento.

RL: Muchísimas gracias por todo el apoyo, seguiremos día a día trabajando con ilusión para dar lo mejor de nosotros. Esperamos que El Octavo pecado os llegue dentro, al fin y al cabo, es un trabajo que merece la pena gracias a vosotros.

Podéis seguir las novedades del grupo en nuestra página de Facebook, en Instagram, o nuestra página Web, donde pronto desvelaremos facetas de nuestro nuevo trabajo.

Un fuerte abrazo de REYLOBO.

TMF: ¡Un saludo! ¡Salud y rock!

No events for now, please check again later.
Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: