KK’S PRIEST

BIO

No se puede retener a una leyenda del heavy metal. Aunque hace casi una década que el guitarrista y compositor K.K. Downing dejó Judas Priest, la famosa banda que cofundó y con la que tocó durante 40 años, en realidad nunca se iba a retirar. Era sólo cuestión de tiempo que reclamara el protagonismo.

A K.K. le ha corrido el metal por las venas desde el principio, empezando por la región de Midlands, en Inglaterra, donde nació Judas Priest. Hizo una crónica de su odisea vital en su autobiografía de 2018, y su pasión por el género elegido está bien representada con su nueva banda K.K.’s Priest y el atronador álbum de debut Sermons Of The Sinner.

La portada del álbum muestra una misteriosa figura vestida con un hábito de monje, que Downing afirma socarronamente que puede o no ser él, sosteniendo un libro de sermones. Dice que el “pecador” del título hace referencia a su famoso solo en la clásica canción del mismo nombre y también refleja su sensación de alejamiento del innovador grupo que ayudó a crear. “Todo el concepto es el hecho de que sigo con orgullo siendo quien soy y lo que soy y haciendo lo que hago”, declara Downing. “Han pasado casi 10 años. He vuelto a hacer música”.

Y sus discípulos están preparados para recibir sus sermones. Ha traído a un antiguo compañero de banda para el viaje, y han desatado un álbum con un sonido moderno que recuerda a lo que los fans siempre han amado de Downing y su música y que todavía suena fresco. “Durante toda mi vida, la gente siempre ha querido un álbum que hayamos hecho en el pasado”, reflexiona Downing. “¿Cómo será el nuevo álbum? ¿Se parecerá en algo a British Steel? ¿Se parecerá en algo a Sad Wings? La gente espera que hagas un disco que ya has hecho. Así que, en cierto modo, este disco suena como algo que ya se ha hecho o que debería haberse hecho. Tiene muchas cosas relacionadas con el pasado. Por ejemplo, “Brothers Of The Road”. Si quitas todas las letras y te limitas a escuchar la música, quizá podrías estar escuchando ‘You’ve Got Another Thing Comin'”.

Tras años de disfrutar tranquilamente de la vida lejos de los rigores de la carretera y de la intensa grabación en el estudio, Downing emergió de nuevo en los escenarios en agosto de 2019. Sus antiguos compañeros de banda habían recibido el premio Heavy Metal Hall Of Fame en el festival Wacken Open Air ese verano, y el miembro de la junta directiva del HMHOF, Steve Goldby, quería entregar al guitarrista su premio en Bloodstock. A partir de ahí, la conversación derivó en que Downing interpretara algunas canciones con Ross The Boss. La actuación electrizó al público y revitalizó a Downing. En noviembre de ese año, ofreció un espectáculo en Wolverhampton (Reino Unido) con el ex cantante de Judas Priest Tim “Ripper” Owens, el ex batería Les Binks, el bajista de Megadeth David Ellefson y el guitarrista de Hostile A.J. Mills. Downing había producido dos álbumes para esta última banda. Abarcando el catálogo de Judas Priest, este magnífico y exitoso espectáculo hizo temblar al mundo del metal: K.K. había vuelto y los fans estaban claramente hambrientos de más.

En lugar de limitarse a confiar en sus éxitos pasados y salir a la carretera interpretando canciones clásicas de Judas Priest, el renombrado guitarrista hizo lo que siempre ha hecho: crear música nueva. Y canciones que los fans quisieran escuchar y cantar en concierto. Downing reunió a Owens, Mills, el ex bajista de Voodoo Six, Tony Newton, y el baterista de DeathRiders/Cage, Sean Elg, para crear Sermons Of The Sinner, un álbum que celebra sus raíces clásicas de metal y nos anima a apreciar a esos pioneros icónicos que aún tenemos con nosotros. Bromea diciendo que KK’s Priest es “como una nueva banda antigua. O una vieja banda nueva”.

“El mensaje final es que nos hemos alejado de esta música que amamos durante tanto tiempo y a la que estamos tan dedicados, y ahora estamos en una situación en la que mucha gente está falleciendo”, explica Downing. “Hemos perdido a mucha gente estupenda -Dio, Lemmy, podría seguir- y eso se va a acelerar en los próximos años. Básicamente, disfrutad de todo lo que queda de esta marca de metal, incluida la mía. No va a durar para siempre”.

Downing pasó cuatro meses escribiendo y grabando Sermons Of The Sinner y, además de nuevas ideas, incluso resucitó algunos riffs archivados de los años 80. Después de asociarse con Explorer1 Music Group, el álbum estaba previsto que saliera a la venta hace un año, pero la pandemia del virus Covid redujo los planes de lanzamiento y de gira de todo el mundo, por lo que Downing se echó atrás y pasó dos meses más ajustando el álbum a su gusto. El tiempo extra dio sus frutos.

La canción “Hellfire Thunderbolt”, que abre el álbum a gran velocidad, ofrece una visión ficticia de cómo el metal llegó antes de que las masas estuvieran preparadas para él, por lo que se gestó a finales de los 60 antes de explotar en los 70 y 80. Rockeros como “Raise Your Fists” y “Wild And Free” se deleitan con la pasión y el exceso que los fans del metal abrazan. La interacción de las guitarras es intensa e inspiradora, y la banda funciona a pleno rendimiento.

“The Return Of The Sentinel” es una elección audaz para cerrar el álbum. No sólo es una secuela del tema clásico del álbum de 1984 de Judas Priest, Defenders Of The Faith, que fue objeto de ventas de platino, sino que es una epopeya de nueve minutos que no sigue las reglas. La primera mitad es metal conmovedor, y la última mitad es sombría y tenue, lo que refleja la historia de un ser que, antes dispensador de justicia y muerte, se enfrenta ahora a su propia mortalidad.

Por el contrario, el Priest de KK está vivo y vital. Tienen planes para hacer una gira a finales de este año con algunas canciones de la era Ripper de Judas Priest mezcladas, y Binks espera hacer apariciones en los shows. “Les pudo hacer el set corto en el Steel Mill”, dice Downing. “Pero tuvo una lesión en la muñeca después de eso y no fue capaz de hacer el álbum. Les quiere subir al escenario y tocar un par de canciones, aunque no va a poder tocar un set completo. Será nuestro invitado especial”.
Downing espera llegar al mayor número posible de headbangers en todo el mundo, desde Europa hasta América del Norte y del Sur. Sermons Of The Sinner es una carta de amor a la música que él ayudó a crear y evolucionar y a los devotos seguidores que la han apoyado. “Me refiero a los fans acérrimos que no van a ir a ninguna parte”, dice Downing. “No van a saltar ciertamente a un género musical diferente sólo porque muchos de sus héroes, por desgracia, estén falleciendo. Y ese sentimiento está en este álbum, en el que decimos en la canción que da título al disco: ‘el tiempo se nos acaba, puede que las cosas no vuelvan a ser lo mismo, pero los sermones del centro de los pecadores pueden ayudarnos a levantarnos’. Porque nunca se sabe cuándo va a ser el último concierto, por así decirlo. Soy bastante optimista. Estoy trabajando en material para el segundo álbum”.

Para K.K. Downing, Sermons of the Sinner no es sólo una declaración de intenciones. Es una declaración de ser. Su viaje de heavy metal está lejos de terminar.

No events for now, please check again later.
kk downing
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN