Crónica: Milagre Metaleiro – Domingo 28/08/22

Con el nuevo día, nueva oportunidad de hacer turismo de zona y, esta vez, disfrutar de las ardientes aguas de Sao Pedro do Soul, la ciudad termal a cuyo término municipal pertenece Pindelo dos Milagres y que nos apuntamos como lugar a volver a visitar para disfrutar de sus aguas como merece.

Como noticia del día, nos enteramos por las redes sociales del festival y de las propias bandas de que, debido a una cuestión de salud, BASALTO no iba a estar presente en el festival e iban a ser sustituidos por los también portugueses TVMULO, con un death metal que poco tiene que ver con el stoner que iban a traer los inicialmente programados pero la misma fuerza y calidad que el resto de bandas programadas en cartel para el día.

BLAME ZEUS

Un cambio en el orden publicado hizo que disfrutáramos de BLAME ZEUS una hora antes de lo anunciado, cambiando el orden con WATERLAND, que les siguieron en cartel tras ese cambio. Desde Oporto, la banda llegó con una propuesta menos metal que todo lo que habíamos visto hasta el momento, con una mezcla de influencias que va desde el blues al metal pero les sirve como respaldo para crear su propio sonido.

Al frente, Sandra Oliveira aporta elegancia a una banda cuya propuesta es, cuanto menos, peculiar. Con tres álbumes publicados, Identity (2014), Teory of Perception (2017) y Seethe (2019) son, sin dudas, un grupo con proyección y bastantes seguidores en su país.

WATERLAND

También producto del país, desde Barcelos llegaban WATERLAND con Paula Teles, que fue presentada en noviembre de 2020 sustituyendo a Patricia Loureiro a la voz. Como hemos dicho anteriormente, no hubo mucha presencia femenina en el festival, pero, la que hubo, dejó claro que las mujeres tienen su lugar sobre el escenario por méritos propios.

Con un registro alto y mucha capacidad al frente de la banda, Paula impresionó a los asistentes con su magnífica interpretación de unos temas a los que ha sabido otorgarle su impronta.

La banda liderada por Carlos Escudero y Pedro J. MonGe es sinónimo de fiesta y heavy metal en su más pura esencia, y lo han vuelto a demostrar en territorio portugués.

Una vez más la banda ha sabido hacerme pasar un gran rato con temas como 1366 (Old King’s Visions Part V) de su anterior trabajo Against All King o temas de su último trabajo, Straight to Hell of o Afterlife. Carlos contó con la colaboración de Jones (ORION CHILDINCURSED) en Howling at the Moon y nos permitió descubrir la faceta más melódica de ese ogro que suele gruñir a los micrófonos.

VHÄLDEMAR son más de dos décadas dedicadas al heavy metal y lo demuestran con sus clásicos como The Old Men o Breacking All the Rules, en esta ocasión no se puedo disfrutar del tradicional paseo de Carlos por el público ya que el tiempo iba muy ajustado, y a costa de las tradicionales interactuaciones la banda consiguió tocar un tema extra, broche de oro al concierto su fantástico Metalizer. Si aún no has visto VHÄLDEMAR es que aún no has visto la banda que encarna el heavy metal en España.

Cuando sube al escenario IRON SAVIOR, estamos ante uno de los máximo artífices del sonido del heavy metal tal como lo conocemos ahora: Piet Sielck. Su mano cambio la manera de sonar de muchas bandas, como BLIND GUARDIAN o GAMMA RAY.

IRON SAVIOR no necesita efectos especiales o atrezo, la banda se vale por su música, temas más recientes como Kill or Get Killed, Souleater o Skycrest demuestran que la banda tiene cuerda para rato y una capacidad creativa al alcance de pocos. El público se entregó a los teutones y coreos los estribillos y se prestó a los de Jan Sören EckeRt, eterno teniente de Piet.

Solo por la recta final del concierto merece la pena desplazarse, Hall of the Heroes, Starligth y y como no el himno Heavy Metal Never Dies que fue correado a diestra y siniestra con múltiples juegos por partes de los artistas. Y, para terminar, y sin que sea una sorpresa, Breacking the Law, robado a JUDAS PRIEST, y que terminó de encender el público que se entregó a lo largo de todo el concierto.

En la recta final del festival, los fineses FINNTROLL saltaron a escena caracterizados, como no podía ser de otra forma, como trolls de orejas puntiagudas. Cierto es que su presencia en el festival se intuía desde primeras horas de la tarde al observar el atuendo y caracterización, similares a los de la banda, de algunos de sus fans presentes en el recinto.

Con luces bajas y en tonos oscuros, mucho humo y una oscuridad que formaba parte de la propia puesta en escena, tras una intro que nos metía completamente en ambiente, una sucesión de temas que evidentemente satisfacían a todos los aficionados al folk metal que lo dieron todo entre mohpits y jaleos a la banda. No podemos destacar ningún tema ya que nos cuesta dominar el inglés, nos cuesta aún más controlar el sueco, idioma usado por los finlandeses para que sus temas suene aún más ásperos y agresivos.

El festival terminó con otras dos bandas portuguesas, ORATORY y ZURRAPA que demuestran la buena salud de la escena rockera y metalera de nuestro vecino luso. Destacar que estos últimos compusieron e interpretaron el himno del festival Pindelo Metaleiro, que fue no solo coreado por el público aún presente, sino que parte del público se subió al escenario.

El festival no podía terminar sin un último crawdsurfing, pero en este caso el público decidió coger en brazo un miembro de la seguridad que llevaba aguantando su ímpetu durante los tres días del festival y lo llevaron hasta el foso como homenaje a su trabajo y entrega.

En conclusión, después de lo vivido en Pidenlo, no dudo en reafirmarme, y es que el verdadero heavy metal está en estos festivales, mal llamado pequeños, que conservan la esencia del amor a la música y la comunión entre bandas y público.

Amenazamos con volver con el cartel que ya está tomando forma para 2023 con MOONSPELL, ORDEN OGAN y de momento un representante español con RAVENBLOOD.

Compartir:
COPYRIGHT © 2020 | THE METAL FAMILY | ALL RIGHTS RESERVED | JKG DESIGN
A %d blogueros les gusta esto: